Oscar José Fernández

osfernandezve@hotmail.com

osfernandezve@yahoo.es

http://www.osfer.blogspot.com

La lectura que se lee a sí misma

18 de febrero de 2009

“El homo legens no lee para superarse, como lo hace el lector de la ilustración, pero tampoco lo hace para matar el tiempo o para curarse de algún mal del alma, como el lector sentimental o de empatía; el homo legens lee por puro placer. Para él, la lectura no es un medio que vaya a llevarlo a alcanzar un fin, sino un fin en sí mismo.”

(Bolívar Echeverría. Vuelta de siglo).

El lenguajear como dice Maturana es un proceso que va más allá del estilo escritual o de la forma como se habla, si bien es cierto que existe una gran diferencia entre el habla y el lenguaje escrito; tal vez sus rasgos más distintivos no se hallen en ellos mismos sino en su entorno. Explico; cuando hablamos con alguien cara a cara, no solo leemos lo que nos dice sino lo que no dice y además leemos sus gestos, su tono de voz y tal vez hasta su química  (neuroquímica), aunque esta última tan solo se ha estudiado levemente en el caso de la química de los enamorados, también es cierto que todos tenemos un olor característico y que este de seguro variará si estamos contentos, tristes, molestos y/o nerviosos. Por todo esto el hablar no es solo hablar. Por otro lado el lenguaje escrito nos ofrece la ventaja de dialogar con nosotros mismos, cosa que no es nada fácil, sobre todo a para aquellas personas que como yo, intentamos dedicarnos al pensamiento. La utilización de los signos de puntuación, el tipo de letra seleccionada, el tamaño y hasta si usa o no negritas, pueden ser signos de un lenguaje. Si bien es cierto que el lenguaje escrito no recibe retroalimentación inmediata, también es cierto que a través de los medios electrónicos esto puede cambiar, y además de ofrecernos algunas respuestas prontas, también puede ofrecer respuestas simultáneas cosa que solo se ofrece a través de los mass media como la televisión y la radio.

Sin embargo las derivaciones de la utilización de un medio y de otro son casi infinitas y así como dos personas pueden enamorarse a través de Internet, un asesino en serie o un obsesivo compulsivo puede aparecer también en todo esto. La pluralidad del lenguaje también está en el idioma que se habla y/o escribe y en el nivel social/cultural que se posea así como en las jergas profesionales, culturales, y/o locales de los jóvenes, por ello el hablar del habla y en general del lenguaje hace de esta aventura un arte que no acaba con las letras que se colocan. También podemos acariciar o lastimar con las palabras tanto como con los impactos físicos, por ello el lenguaje es un ser vivo más que no solo existe sino que además muta todos los días para mostrarnos a nosotros que el mundo cambia y se lee a través de su lenguaje.