Rigoberto Lanz

rlanz@cipost.org.ve

 

L' accident original, Paul Virilio, Paris, Edit. Galilée, 2005

marzo de 2005

« …la ciencia ha devenido el arsenal de los accidentes mayores, la gran fábrica de las catástrofes, mientras llegan los cataclismos del hiperterrorismo”.

Paul Virilio. p. 122

No podíamos esperar otra cosa. Se trata del autor de las malas noticias frente a las ideologías consoladoras y las autoayudas epistemológicas. En ausencia del demoledor Cioran, contamos ahora con este niño terrible que coloca su gota de ácido fulminante en cada recodo del diccionario de la cursilería  massmediática de nuestra flamante cultura occidental, en todos los recovecos del academicismo reinante. Si el lector tiene una curiosidad adicional, vale la pena acercarse a los 25 libros publicados por este endemoniado intelectual y comprobar, uno a uno, esta obsesión dinamitadora que le acompaña desde 1977 cuando publicaba un libro lleno de ingeniosas preguntas (Velocidad y política), hasta ayer nada más cuando publicó una reflexión sencillamente conmovedora sobre este tiempo posmoderno con su libro Allá comienza aquí.

Con este nuevo libro Paul Virilio vuelve a cuestionar los pilares centrales del sentido común dominante, no sólo en la subcultura publicitaria que trivializa todo, sino en mundo intelectual y académico donde se consagran  con gran refinamiento las necedades más escandalosas, lo arcaísmos teóricos más ridículos. Es ese cientificismo decimonónico el que más daño hace al mundo universitario que lleva décadas paralizado ante a la perplejidad de un mundo que  no entiende, que cada vez entiende menos. El desafío que esta obra supone para el pensamiento convencional instalado en las burocracias de la ciencia, en el mandarinazgo universitario o en las esferas de los saberes expertos es sencillamente insoportable. Demasiada carga para los modelos de pensamiento de la Modernidad moribunda. Al contrario, para las tribus posmodernas la noticia de los grandes rotativos debería ser algo así: ¡HA LLEGADO NUEVO CARGAMENTO!