Pablo Mora

www.poiesologia.com
www.poesia.org.ve
moraleja@telcel.net.ve

Manifiesto

Extractos: Cristina Castello y Ricardo Dessau: http://www.cristinacastello.com

febrero de 2006

Nosotros, poetas del mundo, decimos "¡Basta!". Somos lobos en defensa de ese "territorio salvaje" y sublime que, por fortuna, aún existe debajo de la vida transformada en "Dios Mercado". Los poetas del mundo aullamos que la Poesía es opositora, crítica, rebelde y subversiva por naturaleza. Decimos, con los  surrealistas, que la Poesía es libertad absoluta. Que es imaginación. Y con el fuego prometeico de León Felipe, en un grito de ángeles, aullamos que la Poesía es un sistema luminoso de señales. Aquí nuestro "¡Basta!", nuestro aullido, nuestras señales. Y nuestro intento de alas:

Nos revolvemos contra el "Tiempo de los Asesinos", como hizo la Poesía desde que el primer ser humano alumbró el primer verso y el primer ser humano deja su primer trazo en la primera caverna. Las mujeres y los varones poetas del Siglo XXI hemos decidido "matar" con palabras a los Asesinos con armas.

El positivismo, el pragmatismo y la Razón Técnica cumplieron la "misión" para la que nacieron: despojaron a los seres humanos de su herramienta fundamental: la posibilidad de decir "No", de criticar, de disentir. Le domesticaron la rebeldía. En suma, nos transformaron en un "Sí". Somos máquinas de admitir, consentir y asentir "consensos". Reflejos condicionados. La Humanidad se encuentra al borde de un precipicio cuyo fondo monstruoso no podemos concebir siquiera. "¡Basta!", bramamos los poetas del mundo.

Sin embargo, la Belleza, la Verdad y el Bien sólo pueden ser captados en todo su esplendor por el "No". El "No" niega la comodidad, la facilidad, la vulgaridad del dato inmediato, los "hechos". El "No" es símbolo de libertad. Que la Tierra gira alrededor del sol, y no a la inversa; que el "David" de Miguel Ángel tiene la perfección de la que no hubiera podido gozar jamás el David real; y que el "otro", el prójimo, soy yo, constituyen revelaciones, manifestaciones del Ser que sólo se pueden avizorar más allá de los datos brutos de los sentidos, más allá del consentimiento ingenuo (del "Sí" asesino) que damos a lo que se nos aparece cotidianamente. Los poetas del mundo seremos Poetas del "No", o no seremos nada. Para nosotros "la Belleza será convulsa o no será" (Bretón).

Los poetas del mundo tenemos el deber de alumbrar auroras. ¡Fariseos! Los poetas del mundo tomamos como ejemplo al Cristo de los Evangelios, y marcharemos junto a los Pueblos cuando despierten y griten "¡Basta!", y echen a los mercaderes del Templo.. Nos comprometemos al amor. Un mundo sin amor es un mundo sin poesía.. Y nosotros, poetas del mundo, nos comprometemos en la esperanza, en la lucha celeste y en la siembra. Para poder decir un día: "Cumplimos. Hemos 'matado', con palabras, a los Asesinos". "Las semillas dieron sus frutos y petrificaron guadañas, para que nunca más haya mártires. Nunca. Nunca. ¡Nunca Más!". "¡He aquí por fin el tiempo de los que aman!".

Pablo Mora
www.poiesologia.com
www.poesia.org.ve
moraleja@telcel.net.ve

volver a Observatorio   

volver a Acciones