Oscar José Fernández

osfernandezve@hotmail.com

El econauta. Ecosocialismo transdisciplinario

3 de noviembre de 2006

¿Estamos construyendo una nueva ciencia o la estamos resemantizando?

¿somos creadores o maquilladores?

“Considerando que:

— La proliferación actual de las disciplinas académicas y no-académicas conducen a un crecimiento exponencial del saber que hace imposible toda mirada global del ser humano.

— Sólo una inteligencia que dé cuenta de la dimensión planetaria de los conflictos actuales podrá hacer frente a la complejidad de nuestro mundo y al desafío contemporáneo de la autodestrucción material y espiritual de nuestra especie.

— La vida está seriamente amenazada por una tecnociencia triunfante, que sólo obedece a la lógica horrorosa de la eficacia por la eficacia.

— La ruptura contemporánea entre un saber cada vez más acumulativo y un ser interior cada vez más empobrecido conduce a un ascenso de un nuevo oscurantismo, cuyas consecuencias en el plano individual y social son incalculables.

— El crecimiento de los saberes, sin precedente en la historia, aumenta la desigualdad entre aquellos que los poseen y los que carecen de ellos, engendrando así desigualdades crecientes en el seno de los pueblos y entre las naciones de nuestro planeta.

 Al mismo tiempo que todos los desafíos enunciados tienen su contraparte de esperanza y que el crecimiento extraordinario de los saberes puede conducir, a largo plazo, a una mutación comparable al pasaje de los homínidos a la especie humana.” ( Carta de la transdisciplinarieadad)

¿Es posible construir un mundo mas justo para todos?

Un niño que no sueña

No es un niño.

Un hombre que no sueña

No es un niño.

Un niño y un hombre

Que no sueñan juntos

No son niños

No son vida

No son nada. 

Así pues la vida se nos va en tratar de entender ¿por qué  somos como somos?, porque la tolerancia y la cooperación no forman parte de nuestra dieta diaria, por que el egoísmo puede mas que la solidaridad, y por que incluso los que usan esos términos resultan ser los mas destructores. ¿Forma parte todo esto de nuestra naturaleza autodestructiva y en consecuencia, no podemos evitarlo? ¿Forma parte esto de lo que podríamos llamar diversidad de opiniones y la libre escogencia de cada quien?  ¿Es justo y apropiado dejar que otros decidan por lo que en definitiva terminará afectando de modo irreversible nuestras vidas? ¿Es apropiado y tolerante decir que hay que dejar a otras personas que hagan lo que deseen aunque ese hacer afecta nuestra existencia?

Estas valoraciones bio-ecoéticas, forman parte activa de nuestra cotidianidad, y tal vez la frecuencia recurrente con estas situaciones nos hace insensibles, tal vez nuestro transitar por el mundo no consista en dejar hacer sino en hacer lo que se debe. ¿Y que es lo que se debe hacer? ¿Qué o quien lo marca? Creo que la respuesta esta en el seno de nuestra gran madre GAIA, ella diosa de la vida y del amor tiene la última palabra, ella ha sido desvastada de forma totalmente irracional y el calentamiento global es solo uno de los tantos males que no podemos ni debemos evadir mas. Desde allí el surgimiento de una sociedad ecológica es más que necesario, y no se trata de una nueva moda publicitaria, no se trata de hacerlo por que ahora sale en la televisión a través de los medios publicitarios. Se trata de una toma de conciencia que no puede esperar a que todos a su debido tiempo reaccionen, por que ya no es un problema de velocidad y de entendimiento, no es un problema de educación ambiental solamente. Es en definitiva un problema de vida o muerte.

¿Seguiremos esperando a los que tal vez nunca lleguen?

Debe ser un asunto de estado la atención del medio ambiente de forma inmediata. No podemos esperar mas, el ecosocialismo debe comenzar por imponer sus normas las cuales tal vez sean para algunos poco complacientes, pero es que no se trata de tolerancia, se trata de sobrevivencia. No podemos tolerar más:

La acumulación desmedidad de basura

El uso indiscriminado de nuestros recursos

La acumulación desproporcionada de capitales por parte de unos pocos.

El aumento grosero de la pobreza

La contaminación de nuestras fuentes de agua

La contaminación de nuestra atmósfera

La deforestación sin control

En fin, no podemos seguir así; el permitir que la gente lance cosas desde los vehículos sin sanción, da paso a la anarquía en la cual imperan casi todos nuestros países en vías de desarrollo (desarrollo sustentable).

¿Seguiremos siendo entes cómplices del abuso, mientras nuestros diputados ganan millones por aprobar leyes inútiles? ¿Que es más importante, la vida de todos o el sueldo que ellos mismos se autoaumentan?

¿Dónde esta el verdadero compromiso con un pueblo?

¿Dónde esta la revolución, la transformación? ¿Si quien habla de socialismo anda en un carro último modelo contaminando cada vez mas?

En Venezuela cuando vamos a comenzar por construir un verdadero ecosocialismo, que parta de lo humano a lo ecológico y de lo ecológico a lo social y transdisciplinario?

Somos la punta de lanza del mundo, y nuestros dirigentes aún no lo han entendido. Se han pasado mas tiempo buscando votos que reflexionando sobre su ser y hacer, debemos escuchar mas a nuestro entorno, y no me refiero solo a atender los problemas cotidianos de las comunidades mas necesitadas, me refiero también a revisar y discutir:

¿Por dónde vamos?

¿Hacia dónde queremos ir?

¿Vamos hacia un verdadero socialismo?

¿Esta el socialismo del siglo XXI, en la democracia participativa o debe haber algo más?

¿Es la corrupción antiecológica?

¿Estamos trabajando para lograr lo que queremos como colectivo, mas allá de nuestros deseos particulares?

¿Dónde está el trabajo ideológico?

¿Quiénes son nuestros líderes?

Estas son sólo algunas preguntas que desde hace algún tiempo deberíamos estar discutiendo, y las cuales creo que les interesan a muy pocos. ¿Son estos temas necesarios o estoy loco?