Oscar José Fernández

osfernandezve@hotmail.com

De la rebelión de las masas a la revolución bolivariana

16 de agosto de 2004

“Por masa- prevenía yo al principio- no se entiende especialmente al obrero; no designa aquí a una clase social, sino a una clase de modo de ser del hombre que se da hoy en todas las clases sociales, que por lo mismo representa a nuestro tiempo, sobre el cual predomina e impera”.(José Ortega y Gasset. La rebelión de las masas).

“Pretender la masa actuar por sí misma es, pues, revelarse contra su propio destino, y como eso es lo que hace ahora, hablo de la rebelión de las masas”. (José Ortega y Gasset).

En la rebelión de las masas el filósofo español José Ortega y Gasset, nos preconiza en el año 1937. la unificación de Europa, nos advierte acerca del camuflaje histórico que representa el supuesto mando de Nueva York y  Moscú en el mundo, nos asoma el peligro de la ciencia ante la especialización y nos dice que las masas tienden a rebelarse contra su destino. Hoy el mundo observa atentamente todo lo que acontece en Venezuela, ¿Será que Venezuela es un ejemplo fiel de esa rebelión de las masas?

Somos el espejo del globo y el escaparate catódico universal se mira en nosotros. Se nos presenta una posibilidad única en la historia universal, pues por caprichos del destino pareciera estar en manos de un pequeño pueblo ubicado al norte del sur de Sur América, el chance de darle un segundo aire a la democracia terráquea.

  “Al parecer somos algo más que petróleo y mujeres bonitas”

Quizás Ortega y Gasset  halla pensado que la rebelión de las masas comenzaría en América; lo que no creo que advirtiese es que esa rebelión iría acompañada de un despertar y un renacer democrático mundial.

“Cuando una realidad humana ha cumplido su historia, ha naufragado y ha muerto, las olas la escupen en las costas de la retórica, donde, cadáver pervive largamente. La retórica es el cementerio de las realidades humanas; cuando más, su hospital de inválidos” (José Ortega y Gasset). No esperamos lo que nos espera, nos advertimos lo que nos advierte. Sólo jugamos a ser los intérpretes del mimo de la providencia.

Pareciera que en Venezuela los términos rebelión y revolución se confunden, se fusionan en uno mismo. Dichos términos van acompañados de otro que tiende a ser cuestionado muchísimo: “Pacífica”. No es que no hallamos tenido muertos y heridos; es que aún sin revolución ya los teníamos. Muertos de hambre, muertos por falta de atención médica, muertos por la delincuencia; etc. En fin muertos por el olvido y esto en muchos casos es peor que una guerra.

¿Qué ha generado todo esto? Pues, un modelo económico en el mundo individualista y deshumanizado (el capitalismo).

¿Y quien manda en el mundo? Según Ortega Ygasset, manda Europa: “No importaría que Europa dejase de mandar si hubiera alguien capaz de sustituirla. Pero no hay sombra de tal- Nueva York y Moscú no son nada nuevo con respecto a Europa”. Por todo esto según Ortega y Gasset en el mundo sigue mandando Europa. Pero para analizar el mando mundial actual, hay que considerar otras cosas, y entre ellas a parte del poderío económico y bélico de una nación sobre otras; también encontramos  lo que hoy día algunos han dado en llamar el cuarto poder: “el poder mediático”, este ha tenido un especial participación en la vida pública Venezolana en los últimos tiempo, por cierto con muy poco éxito, pero ha pretendido y en cierto modo a logrado afectar en forma considerable la psiquis del Venezolano, sin embargo a pesar de todo esto en Venezuela ha triunfado la dignidad, la democracia, la participación y sobre todo la conciencia colectiva de un país que está cambiando y que no tiene vuelta atrás.

En Venezuela está naciendo un nuevo modela de vida societal, aún nos faltan muchas pruebas por pasar, pero por ahora se puede decir que aquí ha triunfado la esperanza.

“Ni un solo instante se deja descansar a nuestra actividad de decisión. Inclusive cuando desesperados nos abandonamos a lo que quiera venir, hemos decidido no decidir”. (José Ortega y Gasset. La rebelión de las masas).