Carmen Torres

Mujeres hoy

Nuevo Papa: Qué significa para las mujeres

Tomado de Adital - Chile

20 de abril de 2005

Adital - La elección de Joseph Ratzinger como nuevo Papa es un balde de agua fría para las mujeres organizadas y el sector progresista de la Iglesia Católica. Ratzinger se opone al sacerdocio de las mujeres, al uso de los métodos anticonceptivos –sobre todo al condón–, condena al feminismo, y, por supuesto, también la homosexualidad.

Para muchos grupos de mujeres y feministas, la elección de Joseph Ratzinger como nuevo Papa, el cardenal alemán de 78 años, representa la continuidad del conservadurismo recalcitrante de la Iglesia Católica.

Joseph Ratzinger, no hay que olvidarlo, es el autor de
Carta a los obispos de
la Iglesia Católica sobre la colaboración del hombre y la mujer en la iglesia y el mundo, difundida en julio de 2004, en la que, entre otras cosas, señalaba que "la Iglesia se siente ahora interpelada por algunas corrientes de pensamiento, cuyas tesis frecuentemente no coinciden con la finalidad genuina de la promoción de la mujer."

La carta, recordaba un artículo de Mujereshoy de agosto de 2004, firmado por Andrés Pérez (del sitio Confidencial de Nicaragua, ver link interno) identificaba dos corrientes de pensamiento o "tendencias". La primera, "subraya fuertemente la condición de subordinación de la mujer a fin de suscitar una actitud de contestación. La mujer, para ser ella misma, se constituye en antagonista del hombre. A los abusos de poder responde con una estrategia de búsqueda del poder".

La segunda, continuaba diciendo Ratzinger en la carta, "emerge como consecuencia de la primera. Para evitar cualquier supremacía de uno u otro sexo, se tiende a cancelar las diferencias, consideradas como simple efecto de un condicionamiento histórico-cultural. En esta nivelación, la diferencia corpórea, llamada sexo, se minimiza, mientras la dimensión estrictamente cultural, llamada género, queda subrayada al máximo y considerada primaria".

El enfoque de género, decía Ratzinger, ha "inspirado... ideologías que promueven... el cuestionamiento de la familia... [y] la equiparación de la homosexualidad a la heterosexualidad y un modelo nuevo de sexualidad polimorfa".

Para Andrés Pérez, la defensa del Dios Varón es el motivo central de la Carta a los Obispos. El documento condena el enfoque de género porque de acuerdo a la Iglesia, su orientación teórica, sus premisas y sus argumentos, "considerarían sin importancia e irrelevante el hecho de que el Hijo Dios haya asumido la naturaleza humana en su forma masculina". Dios, de acuerdo a la Iglesia, prefirió encarnarse como hombre. Después de todo, decía Santo Tomás de Aquino, en su Suma Teológica, la mujer es una "cosa imperfecta y ocasional". Y agregaba: "la mujer se halla naturalmente sometida al hombre, en quien naturalmente hay mejor discernimiento de la razón".

Para Diana Maffia, filósofa argentina del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género, de la Universidad de Buenos Aires, "las versiones que se dan del feminismo en la carta de Ratzinger son una caricatura, haciendo honor a la vieja estrategia argumentativa de distorsionar y banalizar la posición del otro para exaltar la propia. Lo que revela que no está destinada a lograr un mayor acercamiento a la verdad sino a derrotar a un antagonista. No invita al diálogo, pretende obligar a callar, desautoriza y veladamente amenaza".

Reacciones de hoy

Tras la elección de Joseph Ratzinger como nuevo Papa, la organización Católicas por el Derecho a Decidir de México afirmó en un comunicado sentirse preocupada por el futuro de la iglesia. Señala que ve con preocupación una iglesia dividida, con un disenso fuerte al interior, demostrado por la elección del nuevo Papa, cuyo papel de Prefecto de La Congregación para la Doctrina de la Fe fue la de imponer disciplina, suprimir la discusión y silenciar a las voces disidentes.

En tal sentido, advierten que ven lejana la repuesta a la demanda sentida por la comunidad de creyentes de una iglesia incluyente, respetuosa de las diferencias y en donde la justicia y la defensa de los derechos humanos sean los principios rectores de la Iglesia.

Pese a todo, la organización señala que espera que "el espíritu de Dios abra al nuevo Papa la sensibilidad y la sabiduría para dar respuesta a dos de los desafíos muy grandes de la iglesia para el siglo XXI". Por un lado, la crisis de abuso sexual por parte del clero y, por el otro, la política sobre el uso de los condones para prevenir el VIH/SIDA.

Católicas por el Derecho a Decidir indica que si el nuevo Papa tiene la voluntad de sanear las fracturas internas de la iglesia y de acercarla la comunidad de creyentes, podría reunirse de inmediato con sobrevivientes de abuso sexual y levantar la prohibición sobre el uso del condón.

Estos pasos no requieren cambios en las enseñanzas; son consistentes con las normas teológicas y disciplinarias de nuestra Iglesia, apunta la organización integrada por católicas comprometidas con la búsqueda de la justicia social y el cambio de patrones culturales y religiosos que atentan contra la dignidad humana.

Los documentos de Joseph Ratzinger

En su comunicado, Católicas explica que Joseph Ratzinger es el responsable de varios documentos eclesiales de corte conservador, entre otros, de la Declación Dominus Jesús, en donde afirma, en contra del espíritu del movimiento de Jesús, que "fuera de la iglesia católica no hay salvación", desconociendo así el papel de las otras religiones del mundo.

Otro documento fue la
Nota Doctrinal
sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y a la conducta de los católicos en la vida política, en el que llama a los políticos laicos a votar en contra de programas y leyes contrario a la fe y la moral católicas. Pronunciamiento que va en contra de la separación de las iglesias y el Estado, como es el caso de muchos países de América Latina.

Un tercer documento es el llamado Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales, el que, entre otras cosas, señala, van en contra de los valores morales fundamentales y la institución matrimonial.

Un cuarto documento es la
Carta
sobre la colaboración del hombre y la mujer en la iglesia y el mundo (ver links interno), donde señala que el papel de la mujer en la sociedad es la maternidad y el cuidado de los otros. Este documento refuerza su subordinación al hombre, desconoce los avances en los derechos humanos de las mujeres y la equidad de género.

Pastoral de las Mujeres y Justicia de Género

Por otra parte, Judith VanOsdol, reverenda y coordinadora de la Pastoral de las Mujeres y Justicia de Género –del Consejo Latinoamericano de Iglesias, CLAI– señala que esta Carta… parece ser salida de la Edad Media: "En el documento, sostiene que el feminismo es culpable por muchas maldades en el mundo, entre ellas, el matrimonio homosexual y el odio hacia los hombres! Este documento fue leído por muchas como el ‘tiro de gracia’ para matar la cuestión feminista dentro de la iglesia, cerrar el debate y terminar con dudas sobre el ministerio de las mujeres".

Finalmente, indica solidarizar "con las mujeres católicas, por la penosa noticia de esta elección".

Desde Venezuela

Gioconda Espina, Coordinadora de Investigación del Centro de Estudios de la Mujer de la Universidad Central de Venezuela, también se refiere a la elección de Joseph Ratzinger como nuevo Papa. Señala que "el nombre que escogió este alemán ultraconservador no fue Juan XXIV, desde luego... sino Benedicto XVI, por Benedicto XV, el Papa italiano que estuvo en el Vaticano desde 1914 (comienzo de la primera guerra mundial) hasta 1922, un año después del ascenso de Hitler en Alemania. Se dice que Benedicto XV fue "neutral" durante el ascenso del nacionalsocialismo en Alemania e Italia, pero habría que revisar sus decires todos esos años, revisarlos con lupa, a ver cuántas veces condenó la discriminación por razones de etnias que ensuciaban la aria".

La investigadora venezolana apunta que "dado que cualquiera que esté en el Vaticano tiene tanto que ver con nuestras camas, nuestros cuerpos y los de nuestras hijas y nietas; nuestra orientación sexual y decisión sobre la hora de tener o no un embarazo, el uso o no de anticonceptivos; el derecho a confesar, a dirigir la misa, dar la comunión y casar, el derecho a ejercer el obispado, arzobispado, cardenalato y papado, entre otros derechos, no me queda más que darles mi más sentido pésame, especialmente a las más jóvenes. Queda mucho por trabajar dentro de la iglesia".