Andrés Bianque

Poeta chileno

andresbianque@hotmail.com

¿Chile o la Casa de Bernarda Alba Bachelet?

enero de 2006 

Las resultados eleccionarios podrían perfectamente definirse como el sueño del pibe, el american dream, un final feliz, el que ríe al último ríe mejor.

Así sienten muchos, por fin Chile será conducido por las manos suaves de una mujer.

La Ginecocracia ha llegado para quedarse.

En un país tan chato como este el haber elegido a una mujer es sinónimo de avance. Es que aquello que debiera ser normal, aquí es histórico.

Ya no se verá más mujeres tasadas y evaluadas según el culo en la Televisión Nacional de Chile, ni en ningún otro canal televisivo.

Los comerciales no mostrarán más a la mujer como simple objeto sexual.

El chabacano y burdo seudo-periódico La cuarta se abstendrá de captar lectores con alguna fémina semidesnuda a modo de portada.

El uxoricidio y el feminicidio serán castigados con la pena capital. 

Los sueldos serán iguales o mejores que de los hombres.

Habrá reformas de toda índole, laborales, jurídicas, económicas, agrícolas, sindicales entre cientos de promesas más. El programa político ofrecido será cumplido hasta en sus comas y puntos, nada quedará en el olvido.

 

Parece cuento, pero no lo es. Es un cuento.

La Cenicienta se ha convertido más que en Princesa, se ha convertido en La Reina o presidente de Chile.

 

Tuvo que luchar contra sus dos hermanastras, Soledad Alvear y Andrea Zaldívar. Le querían mal, la odiaban a escondidas. La envidiaban. Se burlaban de su mala dicción.

Su madrastra Piñera le hacía la vida imposible.

Sin embargo un buen día conoció a un acaudalado príncipe. Sebastián.

Para hacer el cuento corto, a pesar de toda la maldad de su madrastra Piñera; Cenicienta agazapada, callada como la avaricia, logró probarse la sandalia presidencial. Sebastián la llevó al castillo a conocer a su adiposo pero noble padre.

El rey Ricardo Corazón de _________ (artículo inter-activo póngale usted el resto)

 

Desde ahora será la primera mujer que conduzca los destinos de Chile.

Todo indica que será, con la anuencia de la Socialdemocracia española, la nueva Bernarda Alba. La Socialdemocracia en Chile espera que sea una nueva Quintrala. Hermosa, elegante, que diga “oui” en vez de si. Pero que sea ducha con el látigo.

 

 

Sin embargo, no le será fácil, aún existen amarres. Hay que darle tiempo

Hay que darle tiempo.

Por lo menos cuatro años.

No se puede presionar a una mujer y menos recién elegida.

 

Aún cuando sabemos que Michell Bushelet es fruto de la costilla de Ricardo lagos y desafortunadamente, ya probó la manzana podrida de la corrupción, de la impunidad, del olvido por los presos políticos, racismo en contra de los Mapuche, el descaro y la explotación. (God Bless her)

 

El calor que hubo en Chile el día de hoy se debió exclusivamente a la fricción de las manos de muchos que esperaban impacientes el resultado final.

Sobabansé las manos insistentemente e insistentemente pensaban en que cartera ocuparían o puesto o ministro o intendencia.

El sudor no fue más que el fluido producido o por bocas abiertas o por lo jugosos dividendos que resultarían ahora con esta elección y muchos proyectos velados, escondidos y o u demorados.

 

Además existen resultados concretos y reveladores.

En está elección la gran ganadora fue la Izquierda. (No, no me volví loco)

Me explico.

Por lo menos somos alrededor de 100 mil pelagatos que estamos en contra del proyecto neoliberal sustentado orquestado y bailado y cantado a dúo por la Desconcertación y la Derecha. Escribo 100 mil y no 150 mil (que fueron los votos nulos) porque hay que descontar a los que votaron nulo porque se equivocaron de ineptos que son. Otros que anularon en forma accidental (dibujando un pirulín de dimensiones inexistentes) (complejo peniano) otros que no entienden nada de nada y el resto que amaneció con la pata izquierda y se puso con la izquierda y por supuesto voto nulo. Pero el día de mañana sólo Lagos sabe.

Entonces somos 100 mil seres humanos y seres humanas (hay que estar de acorde con los tiempos) que podemos, perdón que tenemos, la posibilidad real de construir una plataforma en contra del sistema capitalista imperante.

 

También sirvió está elección para que algunos se sacaran la careta y mostraran sus colmillos.

El referéndum sirvió para separar las aguas.

También sirvió para ver una vez más que hay cientos de miles que no le interesan las elecciones y no se inscriben o simplemente no votan.

Esos cientos de miles pertenecen a la nueva horneada social que ha resultado de la amalgama de desilusiones y decepciones de parte de los clásicos partidos políticos.

Jóvenes que piensan que este sistema injusto no se cambia a través de un simple voto.

Un voto inducido, pre pagado, martillado. Otro producto más.

Sino a través del trabajo social organizativo, de autogestión y propia particular determinación

 

Si nuestra presidenta mujer (como dijo Lagos y yo juro que es una redundancia) cumple por lo menos cinco de las 100 promesas que prometió me atrevería a decir que haré una mueca menos pronunciada al escuchar su nombre.

Entonces si cumple, será un buen gol de parte de los equipos que la presionaron. (Aunque más parecía un novio dejándose hacer un gol por el cuñado chico)

Entonces quedaremos 16-1.

Pasarán los 4 años y con la técnica de futbolista chileno capaz que hagamos un par más.

Entonces quedaremos 20-3. A ese ritmo fácilmente se vaticina un resultado de…

40-7 (seamos optimistas)

En caso de que demos vuelta el marcador. Aunque el arbitro (justicia) este en nuestra contra.

Y queramos llevarnos la copa o trofeo o el campeonato. Los dueños del estadio apagan la luz, se llevan la pelota, llaman a la policía y nos acusan de robo.

 

Pero si el supuesto tanto que anotaron no es tal y se transforma en auto-gol, recuerden que lo hicieron adrede. Tendrían que poner el cargo a disposición creo yo.

 

Y de fútbol seguiremos hablando el próximo domingo.