Andrés Bianque

Poeta chileno

andresbianque@hotmail.com

Pentagrama Amaranto, Los otros Cinco Puntos (Al Partido Comunista chileno)

8 de agosto de 2006 

Sentir.
A nuestro Partido.

Bajo el cielo claro de la transparencia es que sentimos legítimo el hecho de encumbrar una estrella roja sobre el firmamento extenso de nuestras convicciones y deseos más queridos.
Una estrella de cinco puntas, en la cual cada vértice pretende dar en el blanco injusto, si lo hubiere.
Somos claros, no es estrella de Belén, sustentada en un mero espíritu de buena voluntad o de vecindad. Sino en tangencial deber de carácter profundamente democrático, revolucionario, consecuente y transparente.
No queremos enarbolar un pentagrama de sueños y demandas y justos anhelos sólo como mero adorno pasajero efímero de fin de año.
Pretendemos que sea un lucero que ilumine los corredores del tiempo, del quehacer diario, de lo cotidiano. Que su fulgor denuncie a aquellos que quieran ensombrecer el camino a un mundo mejor, esos que se amparan en el abuso de poder y de la información.

Por lo tanto, entendemos que una mano clara y justa debe escribir las páginas de nuestra historia. Y como cinco dedos que apuntan hacia el mañana es que proponemos cinco puntos que debiesen ser coordenadas en ese norte que todos queremos.

Planteamos:

1- Democratizar el sistema electoral de las autoridades de todo el Partido.
¿Tenemos una Dirección realmente legitimada al interior de la colectividad?
¿Es Representativa del gran sentir del Partido o sólo de unos pocos?
Las direcciones salientes amarran de antemano a aquellos compañeros fieles a la misma para ser sucesores y así encontrarnos en una especie de favores a cambio de votos y puestos. La mentada “Prelación” no es más que una especie de artimaña que asegura los votos de los que la propusieron y los propuestos, es decir, cualquier candidato nuevo, sino cuenta con el beneplácito de la instancia superior está destinado al fracaso.
Que la elección del comité central sea a través de un mecanismo que involucre a toda la militancia de una forma directa y universal y no sólo a través de un conglomerado de “elegidos”, por lo tanto, terminar con la exclusión y esa especie de sistema binominal interno que rige la generación de las autoridades al interior del partido.

2- Los funcionarios del Partido de los trabajadores "deben trabajar"
Es inconcebible que destacados dirigentes Comunistas no trabajen hace años, y en el mejor de los casos, mientras otros no han trabajado nunca. Han pasado a ser funcionarios eternos, dependientes exclusivamente de un sueldo, lo que conlleva a una falta de crítica u objetividad ante el temor de perder, el cargo y el sustento.

3- Replantearnos nuevamente la moral Revolucionaria de los Comunistas.
Es vergonzoso que ante diferencias políticas asomen matones al interior de nuestra organización. Resaltando como único elemento de debate los puños y las patadas.
Es también penoso, el descarado nepotismo, amiguismos, compadrazgos, favores y omisiones varias por un sector no despreciable de compañeros al interior del Partido.
A la par de esto, un elemento que menoscaba la mística y la entrega es la referida a la auto-educación. La cual es obligatoria por parte de los militantes. Pero el completo abandono, por parte de instancias superiores es vergonzoso. Existen demasiados los compañeros que no entienden media palabra de nuestra ideología y se hacen llamar comunistas de todas formas.
El síndrome de ovejas ciegas, se da principalmente por un desconocimiento de las ideas principales y motrices de nuestro partido.
Educación completa y no sólo “algunas partes” del conocimiento

4- Transparencia informativa, es justo y necesario que en los medios de discusión partidaria se sepa el 100% de la discusión. Que haya posibilidad de tener acceso a toda la discusión y no sólo a una parte de ella, es decir de la ganadora. Recordemos que los ganadores son los que escriben la historia y no siempre la historia cuenta todo lo que debió contar y no siempre es tan verídica como se presenta.
Que nos enteremos por el mercurio que por ejemplo, Pavez, H Cabrera (fenats) y M Ahumada renuncian al partido y se marginan por diferencias.
O que la casa de Neruda fue vendida y la militancia se entere, otra vez, a través del Mercurio. Al fin de cuentas, discutir al interior para que el enemigo no sepa funciona al revés.
5- Una auditoria cada 2 años y cuenta pública anual de finanzas con militantes escogidos por sorteo a nivel nacional.
¿Cuánto dinero tenemos, en que se gastó, a quién se le dio y para qué?
¿Cómo se ocupan las cotizaciones?
¿Quiénes hacen donaciones y cuánto?
¿Quiénes administran es dinero? ¿Cuánto es el sueldo de un funcionario?

Amparados en el regazo de nuestros mejores deseos es que llamamos a la militancia a sumarse a esta iniciativa, hacemos ampliado este llamamiento también a aquellos que quieren y pretenden mejorar a uno de los actores principales en la justa lucha emancipadora de nuestra clase.
Cinco puntos como cinco continentes unidos en un mar claro de propuestas, como una estrella marina que busca una democratización más profunda, más combativa, más revolucionaria.
No podemos, ni debemos quedarnos anclados en los viejos prejuicios o en el cierre de filas ante nuevas propuestas.
La dialéctica se aplica a todo, incluso a nosotros también.
No podemos anquilosarnos, debemos revolucionarnos hasta las mismas bases de nuestro sentir y de nuestro accionar.

A todos aquellos que sufren, aman y mueren por una sociedad más justa.
Con los cinco sentidos puestos en un mundo mejor, Un pentagrama amaranto para el partido, para el pueblo, para Chile, para la humanidad.
Los Otros 5 puntos ahora.

Otro Partido Comunista es Posible

Andrés Bianque