Luis Palencia

Docente-Investigador de la UCV

lupatv@gmail.com

La conspiración en marcha

21 de diciembre de 2010

Para hoy martes en la noche (8 pm.) la MUD y su aparato político mediático, están convocando a un "Cacerolazo" contra las medidas de ocupación de tierras latifundistas, la Ley Habilitante y las leyes que actualmente se están aprobando en la Asamblea Nacional. Este escenario de la oposición no es otro que el retorno al 11 de abril golpista de nuestro recién pasado. Es obvio que la presencia de la oposición derechista el cinco de enero será una simple formalidad en sus verdaderos propósitos políticos: salir de Chávez antes del 2012. El hermano mayor está en la jugada y de allí su insistencia con el embajador injerente. Para el Pentágono y su "think tank" la Rand Corporation, el verdadero poder decisorio en los Estados Unidos, el cerebro del presidente Chávez está fuera del cráneo, es decir, fuera de sus controles. Es una convicción de la política norteamericana-lo políticamente correcto-para los intereses hegemónicos basados en la noción  de subalternos históricos de la geopolítica regional latinoamericana desde Monroe y sus socios criollos. Desde Cipriano Castro-en el caso venezolano-no se había presentado un escollo de tal envergadura como la que hoy representa el comandante Chávez. El dogma del unilateralismo que los acompaña se sostiene con sus aliados subalternos criollos. El principio compartido de "el buen vecino" del sueño americano como cultura del bienestar, está inoculado en las élites criollas parasitarias y estériles antipatrióticas. Cualquier pretexto y coyuntura nacional será el instrumento para encender la calle interminablemente.

Dejémonos de ilusiones, si hoy el llamado a radicalizar es imperativo en tanto necesidad real de que el movimiento popular y los trabajadores conquisten el espacio que aún no tienen, el momento no es otro que prepararse para la confrontación. No hay marcha atrás, y la historia no debe repetirse como tragedia y farsa porque de ser así, los sacrificados serán los excluidos de siempre, los que luchan por la verdadera emancipación que no es otra que la justicia y la igualdad. Los ambivalentes del burocratismo tienen que tenerlo claro, que se aparten del camino porque el destino no será otro que el de desalojarlos si pretenden reeditar el colaboracionismo derrotista. Estamos en el momento de las multitudes y no en el del cretinismo vanguardista reformista. La verdadera democracia es la democracia popular de las comunas en lo local, regional y nacional. Quienes adentro no lo comprenden, por favor!!!, tomen sus enseres y partan sin mucho escándalo. Están a tiempo pero apresuren la partida porque la verdadera revolución es permanente...