Ender Rodríguez

Artista visual y docente

isrodriguez44@gmail.com

Prácticas de la “educación antipopular”, “ideologías en arroz con mango”, fe y mentiras.  Del auto-cuestionamiento reflexivo al “empoderamiento” social

3 de agosto de 2015

Nuestro maravilloso y golpeado país ladra y muerde. Eso es verdad. Y sufre de trasnochos hasta en el alma, desesperanza y a veces de una angustiosa desorganización mientras sus integrantes carecen de un sólido sentido de pertenencia. Algunas veces nuestra sociedad, aunque ladre y pareciese morder en serio, puede tender a echarse o quedarse ensimismada, desconectada del todo, fragmentada y a su vez masificada. Mamíferos somos, no podemos separarnos de nuestro embrión umbilical biológico y ancestral. Decía Karl Rahner: “somos animales interrogantes” y remata Paul Ernst diciendo algo así: somos animales que se engañan a sí mismos”. Así que somos jodidamente sagrados y “mamiferianos”, a pesar de que estemos tan sollados en el plan de destruirlo casi todo a nivel planetario; nuestra única casa y hábitat, en especial al intentar seguirnos asesinando entre nosotros –inducidos por los que hacen las guerras desde arriba y ponen a sus pueblos a pelear– hasta la hecatombe de unas posibles guerras mundiales que se avecinarán y lógicamente locales también (con sucursales en todas partes y con religión incluida).

La guerra no sólo será por petróleo y otros recursos, con la alargada mano peluda del Big Brother norteamericano, y corporaciones o trasnacionales incluidas, invadiendo y abrazados a su vez por la guerrerista OTAN con complicidad de la ONU. Y eso sin nombrar las bellezas crediticias “de usura” nacidas de Bretton Woods. Tampoco es mentira que los autoritarismos autodenominados “comunistas” han hecho uso del asesinato o “purga” en masa (Joseph Stalin), para también imponer sus fines autoritario-estatistas inamovibles en otros lugares también (Masacre de Tiananmen, invasión a Checoslovaquia, liquidación de la autonomía del Tibet, y demás). Nuestros países “sub-desarrollados”, entre inmensas comillas con ese efímero término; no han sido capaces realmente de intentar ser inclusive energéticamente independientes, y con tecnologías limpias, verdes o que denominan blandas. A los gobernantes, al parecer les encanta, la dependencia con los muy diversos imperialismos, las negociaciones jugosas entre otros, y lanzar “aliena-enajenación con pan” desde los más maquillados mecanismos. Ludovico Silva nos hablaría de la “plusvalía ideológica”. Charles Baudelaire hablaría de la economía política del signo. Y Michel Foucault nos explicaría por ejemplo, que los gobiernos o el “biopoder” para ejecutar sus globales planes políticos, necesitará lógicamente poder controlar –como algo sistémico– todos los aspectos posibles de vida de los individuos.

Eduardo Galeano de forma algo tímida, ha planteado temas como la “traición de gobiernos progresistas” en América Latina, sin nombrarlos directamente, refiriendo que se tiende a aplicar políticas económicas y tecnologías que destruyen la naturaleza y en especial criticaba la apertura a lo transgénico y otras perversidades del supuesto “progreso”.

Algunos países ponemos a Simón Bolívar y sus estatuas y cuadros en todos lados y hacemos chapitas, botones y toda parafernalia en todas partes –bien lindas y pintaditas– pero al mismo tiempo, somos casi “neo-colonias de la dependencia de las diversas potencias, de aquellas corporaciones “al estilo tropical”, para aparentar, incluyendo mafias incubadas en otras mafias –internas y externas– a la manera de aliens en expansión. Las prácticas populistas en Latinoamérica sin empoderamiento real-social y verdaderamente popular, no tienen ningún futuro que se diga. Lo que sí es cierto es que llenan los bolsillos y sus arcas. Nos mean en la cabeza y nos dicen que está lloviendo. Mucha gente aún empapada de orín, sigue votando por ellos.

A la larga, se crean estallidos sociales como en muchos casos, pero los intereses de poder intentarán siempre volverse como agentes encubiertos, mimetizarse, renovarse y cambiar su color, mientras no se grabe en la memoria de los pueblos el descubrir las complejas estructuras del engaño incluso institucionalizado.

Noam Chomsky en su artículo“¿Puede la civilización sobrevivir al capitalismo?” plantea que: “Por primera vez en la historia (…) los humanos están enfrentando el importante prospecto de una severa calamidad como resultado de sus acciones (…) Los países que han llevado a la población indígena a la extinción o a la extrema marginación se precipitan hacia su destrucción” (Chomsky, 2013).  Luego afirma que el petróleo debería estar es bajo tierra. Gaia, nuestra Pachamama no aguantará los actuales niveles de autodestrucción desde el norte y desde el sur, este y oeste.

Volvamos a nuestro país, después de estar revoloteando por el planeta para preguntarnos entonces: ¿Sembró petróleo nuestra nación o qué hizo con el dinero que le dejó el tan preciado “oro negro excremental”?

El pueblo venezolano como grumoso pan de cada día, también puede ser hermosamente amable, digno y noble –de hecho lo es– supersticioso también, saboteador, jodedor y jocoso, trabajador y divertido, católico y evangélico entre otros casos, ingenuo otras veces, pero como dijera Aquiles Nazoa, el poeta de las violetas, los ratones y las cosas sencillas: “creo en los poderes creadores del pueblo”. Y como todos los pueblos, el nuestro aunque creativo en muchos sentidos; debería por otra parte lograr trascender, derribando dentro de sí, tantos terribles hábitos de dependencia clientelar que el poder y una parte del propio pueblo, se ha ido creando también como forma de interrelacionamiento y en muchos casos como forma de ser. Faltaría valorar también temas como el autoestima del venezolano y su ética en descenso, ethos y pérdida de identidad, conciencia de país, país en decadencia, país en venta y bajo compra, “pseudo-ética de un anti-país”, antiética en masificación o algo así como: “Todos queremos robar y punto”.  Frase que hoy pareciese multiplicarse desde el boguedero al pequeño comerciante hasta los banqueros, empresa y gobierno. Ante la hiperinflación y la lamentable hipercorrupción. Así que, se prefiere al parecer reventarse hasta la madre unos a otros.

A fines de los años 80, ante diversas preguntas sobre su devenir “revolucionario” y su actuación ciudadana sobre el voto, Gilles Deleuze planteaba que:

No existe gobierno de izquierda, eso no significa que no haya diferencias entre los gobiernos (…) Pero no existe un gobierno de izquierda porque la izquierda no es una cuestión de gobierno (…) La izquierda es el conjunto de los procesos de devenir minoritario”. Y luego afirma que: “La mayoría es nadie y la minoría es todo el mundo. Ser de izquierda es eso: saber que la minoría es todo el mundo y que ahí se producen los fenómenos de devenir. Es por eso que todos los pensadores tuvieron dudas acerca de la democracia, dudas sobre lo que llamamos “elecciones”. Pero se trata de cosas archisabidas. (Deleuze entrevistado por Pairet, 1996 [1988]).

Datos y análisis críticos de corte nacional

El extremismo en ambos lados enfrentados, una cierta pasividad de quien no sigue a ningún bando pero no acciona cambios, la persecución partidista con odios incluidos, la intolerancia como café mañanero y la dependencia en líderes de momento, son caldo de cultivo de lo que además sucede sin parar y casi cíclicamente. La desesperación por las crisis o el caos, el aparato productivo en cuidados intensivos, los mass media que no son realmente comunicación, sino de “cierta información” manejada “de cierta manera y que se proyecta “requete filtrada” y usada con fines que conocen muy bien sus socios y dueños.  Todo ello juega al béisbol de unos contra otros cotidianamente. Plantearía Antonio Pascuali algo como esto: Si un medio lanza una “bomba informativa” y el que recibe masivamente no puede de forma ni inmediata ni fácilmente criticar, replicar, recomponer, responder, ampliar y replantear en feed back su “otra información” con dinamismo; estaríamos ante algo que “no es comunicación. Por otra parte, el político que ataca para tratar de devorar en encuestas a su contrincante, diciendo que es un pobre ser humano ese “otro u otra”, denominando a “esa lejana y cercana otredad” y se volverse simple “discursividad del ataque”, discurso sin cuerpo real. Discurso para quien se cree, son supuestos idiotas. Se aplaude lo mediocre masivamente y a veces de forma generalizada.

Roland Denis plantea entre otras interrogantes y análisis lo que se va mostrando como posible autocracia vestida de rojo:

La autocracia no solo aspira, como cualquier otra, a controlar su espacio inmediato dentro del partido y el gobierno. Sigue intentando controlar hacia abajo y la hora de reorganizar el Polo Patriótico de partidos y movimientos y colectivos sociales lo convierte en una extensión del PSUV, lo cual es aceptado por lealtad por una inmensa cantidad de ellos, hasta dejarlo casi anulado políticamente. Se intenta enfrascar en el mismo cono al movimiento obrero, campesino e indígena que por vía de la burocratización o el chantaje de recursos garantizan su obediencia (dejando saldos trágicos como la directa responsabilidad del Estado en la muerte de dirigentes de base que se mantienen en la resistencia; caso emblemático del cacique Sabino Romero). Y finalmente se aborda el complejo proceso de organización del poder popular consejista (consejos comunales, obreros, campesinos, de pescadores) tratando de enfrascarlos en instancias como las “Salas de Batalla” que no son más que lugares de coordinación comunitaria manejados por el PSUV.  El modelo cubano de partido-gobierno y su extensión hacia el campo social se intenta reproducir pero en un cono que en su cúpula y sus cadenas regionales y locales, condensa los intereses de una nueva burguesía que gobierna sobre el gobierno y buena parte del Estado (Denis, 2014).

No se podría negar que el comandante arañero, para referirnos al expresidente Hugo Chávez, generó en sus inicios importantes y notables cambios de mejoría para el país en educación, salud, como la eliminación de una parte importante de la pobreza extrema y la creación de programas, misiones y proyectos de corte social hasta novedosos. La Cuarta estaba en una decadencia que se desbordó sin precedentes. El problema es que con los años el comandante arañero, con todo respeto hay que decirlo pero sin miedos, se fue convirtiendo lentamente, sin darse cuenta, quizá en su propio “némesis temerario. Es decir, experimentó las contradicciones del mismo poder y desde dentro. Su formación militar grabada como huella digital y no derivada de movimientos sociales de base horizontales, el estar rodeado de mafias de todo tipo e inmerso en el centro del volcán de los intereses, no sólo partidocráticos sino ante la bonanza petrolera que él mismo logró ir reestructurando en parte. Todos estos factores intervinieron y se hicieron terrible masa del llamado “proceso”, conformado por las personas y grupos o “séquitos” de entre los más retrógrados y corruptos que fueron germinando desde la cuarta república para hacerse mimetismo en la quinta, sólo que de forma más nefasta y grotesca. No olvidemos que en este proceso se le abrieron las puertas desde su inicio, al megaproyecto neoliberal IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana) (Creadess. 2013) y poco a poco se inició entrega de vastas regiones para explotación a EE.UU., Rusia, China, entre otros; sin contar el mega-endeudamiento y convenios “nada claros con variados países e intereses.  El activista-indigenista Lusbi Portillo lo planteaba muy claramente en Aporrea (Portillo, 2004).

Rafael Uzcátegu, representante de Provea, advierte: En tres años Nicolás Maduro desmanteló los avances sociales que su predecesor logró en 12 años. Venezuela cerrará 2015 con una cantidad de personas pobres similar a la que tenía en 2000” (Uzcátegui, 2015b).

En otro sentido, se promociona igualmente un Instituto sobre Pensamiento de Hugo Chávez (El Universal, 2014) pero crear y crear este tipo de instituciones, sabremos que se seguirá desarrollando el pensamiento acrítico, no dinámico, adulador y de tendencia al mesianismo ante la fantástica e “inobjetable” figura del líder supremo. Todo ello, como posible manera de encarcelar el pensamiento.

No hay nada más “antisocialista”, si  analizamos con mente abierta y no ideologizadamente ortodoxa, que volver religión a un personaje como supra-líder “único a alabar” sin revisar críticamente también sus profundas contradicciones y errores. La creencia metafísica o volver religión una manera de pensar y accionar –bastante cambiante por cierto– o la casi adoración al mesiánico personaje parafraseando a Karl Marx, eso es “opio para el pueblo. Reinventemos por ejemplo una nueva terminología donde el término “socialismo” identificaría idealmente la reconstrucción empoderada de la propia sociedad revolucionándose a sí misma y rehaciendo su propio país desde abajo, desde ellos, desde la calle, desde la aldea. Socialismo representaría a las mayorías decidiendo realmente y poniendo en “jaque mate” un sistema de gobierno representativo o presidencialista manejado por mafias de partidos decidiendo desde las oficinas del poder y desde arriba.

Lejos ha quedado tanta teoría sobre “socialismo” –utópico, teórico, científico– o el falso “socialismo” de políticos españoles actuales. No en vano escribió Ludovico Silva su antimanual para ironizar entre estalinistas o estatistas extremos u ortodoxos para “marxistas, marxiólogos y marxianos”.

El mismo carismático Chávez, quien nos enseñó que había que preocuparse y dignamente atender la gravísima situación de “los niños de la calle en el 98”, firmó acuerdos terribles con voraces transnacionales. También permitió la apertura del IIRSA en Venezuela y desarrollos mineros, el tendido eléctrico a Brasil en contra del territorio indígena pemón (Uzcátegui, 2015a), sin contar la regresión a prácticas masivamente cuartorepublicanas. Reconozcamos también que la misma sociedad en gran parte, es co-autora junto a sus gobernantes del festín electoral y los desmadres y políticas aberrantes por nuestras omisiones y acciones igualmente. Somos el país que somos de cierta forma porque permitimos que sea como es. Eso se llama auto-cuestionamiento reflexivo.

Nicmer Evans, en febrero de 2014 habla del sistema agotado en Aporrea:  

Cuando Chávez irrumpe en el escenario político venezolano sus banderas principales fueron: lucha contra la corrupción y el humanismo como filosofía de la acción política, chispa que no sólo prendió, sino que encendió la fértil pradera social de un país agotado de tanta mentira.22 años después de su aparición pública y a un año de su muerte, es lamentable pensar que a pesar del avance del humanismo sembrado por Chávez en la formulación de las políticas públicas orientadas a los más pobres (las Misiones), la corrupción y la mentira siguen siendo la estructura básica de la concepción de la política, tanto de un lado del poder como del otro. Una de las formas en que se agota un sistema es cuando se mimetiza con el sistema anterior, supuestamente superado, y regresa intacto, haciendo que los viejos y los nuevos actores se confundan, pareciendo lo mismo (Evans, 2014).

Preguntas a la “revolución”

¿Puede haber habido revolución cuando en las aulas/jaulas “educativas” de nuestro país agrupan en un espacio cerrado hasta 35 o más niños, niñas y casi adolescentes para  participar de una “supuesta” pedagogía del “hombre nuevo” con hacinamiento incluido y a punta de pizarra o sin una eficiente tecnología educativa de punta, más allá del valioso proyecto de portátiles Canaima y de sus centros de computación?

¿Será transformación “socialista” que la impunidad se siga consumiendo al país como sucedió con el robo de $ 20.000 millones en CADIVI y de otros casos cuando asociados a “empresas de maletín” protegidas del gobierno, negociantes “oficialistas y opositores” y pare de contar; porque no hay presos, salvo algunos pocos “pendejos” o pequeños intermediarios y han quedado como “intocables” los peces o neo-reyes gordos de la anti-revolución?  Esto pasa masivamente en la frontera. ¿Sí o no?

¿Será liberador que entre el Estado-gobierno y sectores poderosos de “oposición” con ganaderos implicados más el “sicariato judicial” a la orden, han sido cómplices del asesinato de líderes indígenas como Sabino Romero y familiares, y aún la demarcación o más bien la auto-demarcación de los territorios indígenas no ha ocurrido todavía en Venezuela sin contar que la explotación de recursos mineros es el nefasto plan primario de este país? Nos gobierna según diferentes análisis y recuentos de memoria porque  conocemos  ya a muchos de sus personajes, creemos que en gran parte nos gobierna algo de lo peor de la cuarta república y nuevos híbridos desde un teatro del descaro vestidos de rojo-rojito.  ¿Cómo reconocer unos de otros y esperar profundos cambios desde lo radical es decir, desde la raíz?

¿Por qué se declara Poder Popular el propio Estado si las decisiones mayormente se deciden a puerta cerrada en séquitos del PSUV, su buró y sus partidos, en oficinas de ministros y ministras y en oficinas de los militares, sin que realmente el pueblo participe en decisiones transcendentales desde las asambleas comunitarias, vecinales, parroquiales y a nivel nacional? Por otra parte ¿se les tiene temor a intelectuales, gremios y sindicatos con sentido común, productores conscientes y profesionales dedicados, así como a la propia sociedad que podría aportar y debatir abiertamente para re-construir país desde abajo? ¿Es eso? La invisibilidad de muchos actores sociales es preocupante. ¿Será que se tiene miedo a perder el control del poder, aquel que poco a poco se ha ido mermando por el desastre?

¿Será de orgullo nacional que personajes del alto gobierno y diputados rojillos han ocultado su implicación en la masacre del amparo en la IV o que el propio Ministerio de Educación haya execrado desde hace casi 4 años a miles de personas discapacitadas al exilio familiar, generando así destrucción familiar y psicológica pues al cerrar los centros especializados han dejado a sus hijos con discapacidad sin educación y atención diaria hasta hace poco, cuando los padres y representantes (comunidad) les ganamos el juicio en un tribunal de Mérida y se vieron obligados a tratar de reponer lo que no tiene reparo?  Es  abominable que en este gobierno no hay culpables –no hay presos ni en proceso penal- para ninguno de los y las culpables que han violado el proyecto “educativo” de la exclusión, mal llamado: “una educación sin barreras”.  ¿Impunidad revolucionaria?

Importamos casi todo lo que comemos, y muchas importaciones son negocios turbios para sacar provecho de las divisas del Estado o en actividades parasitarias camufladas.  Parece efecto del realismo mágico-político que en centros Bicentenarios se haga cola para comprar papel toilette producido en Estados Unidos o carne de Argentina, Brasil o de Portugal y demás. Tenemos “patria” pero el aceite de motor (derivado del petróleo) también es importado del “Imperio”. ¿Independencia alimentaria y soberanía agro-pecuaria-popular-cooperativista del aire?          

De temas “educativos” entre super comillas y de derechos humanos

Los docentes tachirenses, después de dieciséis (16) años de haber sido favorecidos por un bono denominado “PRIMA GEOGRÁFICA” que llegó a convertirse en parte integral de un sueldo, hoy en día no lo perciben. Este derecho laboral, histórico por tantos años, resulta que, por razones extrañas e incongruentes es nefastamente desconocido para el ministerio (Sobral, 2015b). El Comando Intersindical interpuso en fiscalía una denuncia por esta arbitrariedad (Sobral, 2015a). Por otro lado, el Sindicato Nacional de la Fuerza Magisterial SINAFUM, le exigió al Ministerio restituir la prima geográfica y han intentado reclamos por la Inspectoría del Trabajo, entre otras acciones (Laya, 2015). Reposan variadas demandas en tribunales contra el Ministerio de Educación por esta razón. A quien escribe este artículo y a su esposa, se les ha arrebatado (robado) este porcentaje del sueldo - casi 3000 bolívares al mes- a pesar de tener un hijo con discapacidad mental y tener dos operaciones de columna vertebral (este servidor).

Viene a colación la frase del maestro Beltrán Prieto Figueroa tomada de su libro de variados textos Pido la palabra, escrito en época de la Cuarta República (1969), cuando planteaba en plenos conflictos gremiales, lo siguiente: “En esta hora de lucha estoy entero al lado de los maestros en sus reivindicaciones y quiero decirles con las palabras de Harold Lasky que: «La libertad es fruto de la lucha continua y constante… La máxima garantía de la libertad radica en la organización para la resistencia» (Prieto Figueroa, 1996).

A nuestro entender, después de haber vivido la mayor de las exclusiones con el proyecto nefasto de la supuesta transformación en Educación Especial del Ministerio de Educación (Rodríguez, 2013); sólo se podría decir, que se puede esperar cualquier forma de “execrar” en nombre del macabro “ahorro” del Estado venezolano, lo cual jamás será ahorro sino injusticia.

Ahora bien, cabe preguntarse: ¿Ahorrar? ¿Ahorrar cuando existen entre ministerios y viceministerios más de 140 entes que se consumen nuestros impuestos y recursos?  ¿Ahorrar cuando la corrupción se come gran parte del petróleo y se ríen apadrinados y en nuestras caras por TV y en plena calle y centros comerciales o en Miami, Bruselas o en China? Estamos hablando de temas delicados.

Cabe recordar a nuestra querida Mafalda, creación del gran dibujante argentino Quino, cuando reclama: “De tanto ahorrar en educación, nos estamos volviendo millonarios en ignorancia”.

¿Hacia dónde debería ir lo que denominamos “educación”?:

Imagino una “escuela” o espacio libre y creactivo, a todo color, con obras y cosas colgando, de puertas abiertas, integrada a la vida de la calle, la aldea, el pueblo, la urbe, con todas las mejores tecnologías posibles, horarios flexibles, una matrícula que no pase de 13 o 15 amigos-amigas por sección para poder saberles sus nombres y la vida cooperativa de lo que podemos ser y somos / seres en formación, con árboles para trepar, lugares para experienciar saberes, dramatizar parte de la historia que nos interese no la dominante e impuesta por el Estado, el mercado o lo que sea que nos regule  institucionalizadamente;  talleres para la praxis manual, también liberadora, pero donde yo pueda crear mis propios conceptos, trabajos y entendimientos de temas interconectados holísticamente para apropiarme con todos y desde nosotros mismos metodológica y sistematizadamente; reproduciendo conocimiento nuevo / investigar “desde el adentro y hacia el afuera”, conectados en ese todo que une todos los saberes casi que  orgánicamente sin dirigismo vertical, sin imposiciones conceptuales, teóricas ni pragmáticas-dogmáticas-religiosas-ideológicas y demás. Una escuela donde mis propias ideas construyan y re-construyan ese espacio abierto y de creactividad formativa sin fin; que lo que yo traiga de experiencia de vida de mi propia casa –sea traumático o no- también sea aprendizaje desde lo psico-social, multi y tras- disciplinario con especialistas para re-construirme desde dentro y no en la superficie, la pantalla, la forma -y no el fondo-  /  Que ese lugar toque  mi alma y no sea el “lugar de lo que tengo que hacer”  con las tareas impuestas desde arriba y las notas que por lo que sea decidirán “el asunto de mi vida / Que yo haga y re-construya a colores, con nuevos diseños arquitectónicos que me agraden y sean lúdicos, risueños, divertidos y que en ese mismo lugar de encuentro y diálogo de saberes uno pueda seguir hurgando y preguntándose y preguntándonos críticamente –dudando para comprender-entender-entenderme y rehacer en colectivo- preguntarme  y responderme por el todo que no acaba, porque el conocimiento es infinito. Que los adultos / adultas aprendan de nosotros-nosotras, pues el aprendizaje es multidireccional, incluyendo al señor que siembra las verduras y al obrero que viene a demostrarnos algo en la praxis.

Se hace vital entonces quebrar el paradigma vertical “profesor-alumno”, “yo enseño - tú aprendes”, “yo arriba - tú abajo”, “enseñanza - aprendizaje”, “yo tengo el poder del conocimiento y tú el deber de aprender y ser instruido”. He allí la falsa “educación”.

¿Por qué se les dice a-lumnos y a-lumnas si dicho término viene de significaciones que derivan en que el término “a-lum-no” es un ser sin alumbre  / y ellos y ellas tienen su PROPIA luz que les alumbra?

Paulo Freire nos habla de un “revolucionario” o especie de modelo alternativo “educativo” donde “nadie educa a nadie” porque en realidad, circularmente y en igualdad de condiciones, “nos educamos en comunión”. Cooperar y no competir para sacarnos los ojos buscando el lucro-éxito que invalida a la otredad (Freire, 1970: 105). 

“Tipos de país”

Somos el país que somos, la nación del show; la que se gasta el dinero en zoológicos, deportistas olímpicos y rumbas deslumbrantes en Caracas mientras la pobreza crece y se desborda; el país del Sábado sensacional en la cabeza; de la mujer abandonada con hijos e hijas y que sueña verse bella como “las vedettes de  TV”; del hombre que riega y deja como supuesta hombría un karma de “hijos sin padre” por todo el país; del autoritarismo al estilo de los tiempos de Juan Vicente Gómez o Marcos Pérez Jiménez  del “disparen y averigüen después” que existe en muchas comisarías y la delincuencia. No hay un plan serio y super-tecnificado y con aglutinación popular para la prevención nacional del delito porque el “sistema de justicia” nuestro, tampoco sirve; la gente de ranchos y urbanizaciones va a misa y luego en casa se maltratan unos a otros repitiendo los traumas vividos desde la infancia por los siglos de los siglos; las ancianas rezan en su capilla pero odian y enjuician a muchos otros y a sus hermanos; y así podemos seguir sin parar en la rueda maravillosa del desastre.

Embarazo en adolescentes y ahora becadas si sucede. El pueblo se va acostumbrando mansamente a las colas de dependencia. No se ve mayor autonomía popular ni organizativa de rebeldía para enfrentar este lío estructural. Alí Primera hizo su canción “arrecha para un pueblo medio manso” que de arrecharse no debe extremar acciones volátiles, violentas y desesperadas, sino organizarse tácticamente para ir tomando el control y controlar al poder e irlo diluyendo a su vez. ¿Y cómo se hace eso? No es nada fácil, es generacional y dura mucho tiempo. Empoderarse desde abajo para no ser “poder” como “los de arriba”, ser organización social orgánicamente fuerte y sólida desde la calle y la aldea. No podemos decir que existe una visión ECO-HUMANISTA ni antes ni después en nuestra nación.

No existe si quiera un PLAN NACIONAL-REGIONAL-MUNICIPAL DE MANEJO ECOLÓGICO Y RECICLAJE DE BASURA. Ese nada más es un ejemplo, sin ir más allá. Después de 15 años, no se terminó tampoco el Parque Eólico en la Guajira venezolana y los proyectos mineros son macabros impulsos económicos como visión de país. El lago de Maracaibo, el lago de Valencia y demás están contaminados gravemente, sin contar al Guaire. En Caracas además de la contaminación se sufren los muertos del día a día, pero mayores que en algunas guerras incluso. Parece que no doliera o preocupara como primera causa de indignación humana. El que mueran hermanos masivamente y no pase nada es como “estar muertos en vida” socialmente hablando. Se calculan 155.788 muertos desde 1999 en Venezuela según un estimado de cifras por revisar (El Universal, 2012).

Sobre cómo organizarnos horizontalmente hablando desde protagonismos reales y directos y autogestión, habría primero que escudriñar otras formulaciones creactivas que no precisamente son las actuales. Si bien los consejos comunales y su ley aperturan una interesante perspectiva de participación “ciudadana”; realmente se manejan en su mayoría como “correaje de control partidista y desde el poder”, logrando pervertir la participación de las comunidades y secuestrando en parte, la autonomía popular sea cual sea el pensamiento de las personas.

Plantea el filósofo Enrique Dussel: “…La modernidad burguesa, desde el siglo XVII, comenzó a construir la democracia representativa que llega a tener plena hegemonía institucional en el presente. Su fosilización y corrupción siempre despertó el escepticismo anarquista antirrepresentativo, porque alejaba al elegido de la comunidad política de la base, pretendiendo como postulado la realización empírica de la democracia directa…La participación, aunque parezca una contradicción, no podrá evadir tener una cierta representación en los niveles que se alejan del ejercicio directo de la base comunitaria. Pero es una representación sin partidos políticos, desde organizaciones más espontáneas de la sociedad civil, de las comunidades o asambleas en la base, etc.” (Dussel, 2009).

Lo que está agotado son las diferentes vertientes del sin sentido: el rentismo petrolero dependiente e improductivo, el tecnodesarrollismo y el extractivismo destructor a favor de transnacionales y del gobierno burócrata; el estatismo centralista-controlador y su contraparte mafiosa en sectores financieros nefastos como Pedro Carmona Estanga; el militarismo en el poder y con partido a la mano; el neoliberalismo contemporáneo antiético con disfraz; el capitalismo de estado corrupto: el populismo y clientelismo político de siempre; el presidencialismo ofertado como “gerencia inteligente” que desea privatizar si puede todo el país; la partidocracia como supuesta “democracia avanzada”, entre tantos otros asuntos por escudriñar y combatir. Tampoco es fácil ni hay fórmulas ni comprobadas ni nada de eso para decir cuáles son los caminos para andar.  Querer obviar los mercados de un plumazo o las realidades mundiales o nacionales e inclusive regionales, y todas las más complejas situaciones y sus laberínticos procesos, no es cosa baladí.

Sin embargo, siguen vivos en nosotros y en Venezuela varias de estas realidades tremendistas, como si fuesen bacterias de una enfermedad que no acabará tan fácilmente, una enfermedad generacional, y su cura se hace muy larga y compleja. El alma no se cura o remedia “ni se pega con pega” así no más.

Filosofando desde “el origen”

“Todo el universo está en proceso de génesis. También la vida...

Leonardo Boff, El vuelo del águila.

En los misterios del inicio de la vida y del Todo, existen espíritus y seres de la sobrenaturaleza, haciendo complicidad con el extraño ritmo de la danza vital, esa que no es más que la vida misma. Todo es danza, la vida y la muerte, la paz y la guerra. Unas danzas son atroces; otras, celeste poesía. En el inicio de los inicios hubo estruendos, el big bang por ejemplo, como estallido fue la bomba inicial del universo.

Todo está en movimiento, las vidas, sociedades, países, la Gaia o cuerpo-tierra, los árboles, y en fin, la cultura y los pueblos -sean considerados o no tribales-. Todo ello lo explica la holística, los interrelacionamientos entre seres es ley de existencia.

La biodiversidad nos muestra su realidad, asimismo la pluriculturalidad. Cada pueblo desde su ethos tribal. Sin embargo, cada uno vive sin sentirse amorosamente “carne y alma del otro”, no logra notarse en la creación y recreación permanente como colectivo sentido y espiritual  conectado. Hubo una historia común, un relato que nos trajo aquí, un camino de la evolución y hominización colectiva y creciente. Al contrario, se generalizó la ruptura y separación. Esa fisura humana que nos divide cada vez más. Se quiebra entonces, el huevo cósmico inicial. La vida es también luz y sombra, yin y yang. El ser humano no escapa a ello, es también sapiens y demens a la vez. No olvidemos que antes del ser vivo, había un inicio de ese ser: Una explosión, un mar de lava, y una historia permanente de vidas y muertes en proceso, glaciaciones, extinciones, adaptaciones, nuevas creaciones en evolución; y todo ello, transcurría como una gran danza vital sin freno. El astro sol, gigante fuego sagrado, danza de forma casi ritual y de manera circular alrededor de nuestra galaxia, a más de 200 kilómetros por segundo. Este rito espacial no se ha detenido por millones y millones de años. El sol no ha muerto todavía. Más sin embargo nos alumbra a todos y su calor y color nos da cobijo luminoso. Y eso nos pasa positivamente a todos porque somos seres hermanados y conectados desde el “todo como un todo”; uno en todo y todo en el todo. Pero el todo no es todo sin ese uno como si los glóbulos blancos estuviesen solos sin los rojos, o el estómago sin el hígado o el alma sin el cuerpo.

A manera de conclusión

Muchas de las cosas que nos pasan de forma macabra e insensiblemente en el mundo, es en gran parte porque estamos desconectados del todo. Es como sabernos parte de ese todo pero alejados, desenchufados de la vida totalizante y todas sus cadenas de bio-relacionamientos.  La religión, las clases sociales, la búsqueda y sentido del poder (Alfred Adler), el color de piel, las ideologías políticas obtusas y entre muchos otras cosas, al desconectarnos del todo, perder el sentido de la vida (Viktor Frankl); fragmentarnos o atomizarnos desde la masificación despersonalizada, lo cual nos hizo crueles, al no sentirnos hermanados orgánicamente a la otredad; pero que además, la ciencia ha comprobado que somos familia universal por ADN incluso. Todo ello sumado, nos convierte en “seres de fragmento”, insensibles al todo que somos nosotros mismos haciendo un paralelo con creencias taoístas por ejemplo. Si matas ríos, explotas minerales y destruyes pueblos u odias a vecindades, y otros seres u otras etnias sin saberte parte “sagrada” en conexión con “eso” que odias o destruyes: Eres más fragmento aún. Y eso somos al parecer, muy lenta y delicadamente hasta no cambiar y transformarnos dinámicamente desde el adentro y afuera y desde afuera hacia adentro.

Como se nota, muchos de nuestros líos sociopolíticos son realmente líos humano-filosóficos que valorar para una reflexión que pareciera no posible. 

¿Porqué los poderes y gobernantes del mundo ponen al mundo en peligro? ¿Será porque sienten idiotamente que eso que ponen en peligro está separado de ellos y les es extraño, externo, extranjero?

Decía el gran ecólogo José Antônio Kroeff Lutzenberger sobre “la religión del progreso” enfatizando que: 

Entretanto, el hombre moderno, el del lado socialista o comunista al igual que el del lado capitalista, tiene su religión oficial…La ideología de la sociedad industrial, con su adoración incondicional de la máquina y de la producción es una religión fanática…” (1978: 21).

Roger Garaudy, el filósofo francés, burlándose de ambas realidades o bloques de poder en plena guerra fría EE.UU.-URSS en su absurda competencia por obtener victorias artificiales en deportes olímpicos elitescos, viajes a la luna, carrera armamentista, ciencia y otras supuestas glorias; llegó a decir algo como que la diferencia entre países capitalistas y comunistas era la forma en que hacían sus automóviles.  Si analizamos mejor el asunto en ambos casos medio contrastantes, aunque no tanto,  tales búsquedas nos acercarían también  a una crítica más profunda que implicaría aspectos sobre unas economías contrarías a  economías “democratizadoras” y de un signo verdaderamente social y productivo. En todo caso, un eco-humanismo crítico sostenido por la convicción espiritual –no religiosa- de que somos un “todo con el todo, implicaría un aceptarse en comunión de nuevo con la tierra y el universo de dónde venimos, y desde nuestra “animalidad” histórica y actual, hermanada y amorosa con Gaia y toda otredad como familia cósmica.  

Siendo así, estaríamos ante una posibilidad de transformación realmente interior-exterior y verdaderamente “revolucionaria”, de encuentro con el origen pero de reflexión crítica ante toda forma de fatalismo doctrinario, religioso, ortodoxo, ideológico, socio-político, academicista, sexista, racista, neofascista, tecnodesarrollista, etc, etc, etc.

Hacia allá van los senderos misteriosos que quizá, habrá que sentí-pensar para retomar y sobretodo, reinventarnos de nuevo.

Referencias bibliográficas:

Creadess. 2013. “Proyecto IIRSA, El megaproyecto para el saqueo de América del Sur”, Creadess (Cooperación en Red Euro Americana para el desarrollo Sostenible), 9/8)2013, disponible en: http://www.creadess.org/index.php/informate/lo-bueno-y-lo-malo/malas-practicas/21348-proyecto-iirsa-el-mega-proyecto-para-el-saqueo-de-america-del-sur

Chomsky, Noam. 2013. “¿Puede la civilización sobrevivir al capitalismo?”,  La Jornada, México D.F., 17/3/2013., disponible en: http://www.jornada.unam.mx/2013/03/17/opinion/022a1mun

Denis, Roland. 2014. “Dos autocracias al interior del fascismo y el gobierno y el rol insurgente del poder popular”, Aporrea (Web), Caracas, 28/3/2014, disponible en: http://www.aporrea.org/actualidad/a185227.html

Dussel, Enrique. 2009. “Democracia representativa y participativa”, Con nuestra América (Blog), 10/10/2009, disponible en: http://connuestraamerica.blogspot.com/2009/10/democracia-representativa-y.html

El Universal. 2012. “155.788 asesinatos desde 1999 se han registrado en Venezuela”, Diario El Universal, Caracas, 3/6/2012, disponible en: http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/120603/155788-asesinatos-desde-1999-se-han-registrado-en-venezuela

El Universal. 2014. “Lanzan oficialmente Instituto sobre el pensamiento de Hugo Chávez”, periódico El Universal, Caracas, 14/10/2014, disponible en: http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/141014/lanzan-oficialmente-instituto-sobre-pensamiento-de-hugo-chavez

Evans, Nicmer. 2014. “Sistema agotado”, Aporrea (Web), 12/2/2014, disponible en: http://www.aporrea.org/actualidad/a182144.html

Freire, Paulo. 1970. Pedagogía del oprimido, Montevideo: Editorial Siglo Veintiuno.

Kroeff Lutzenberger, José Antônio. 1978. Manifiesto Ecológico, Mérida: Rectorado de la Universidad de Los Andes. 

Laya, Ana Alejandra. 2015. “Exigen decretar con urgencia aumento salarial para educadores “,

El Diario de los Andes, 12/3/2015, disponible en: http://diariodelosandes.com/index.php?r=site/noticiasecundaria&id=8876

Pairet, Claire. 1996 [1988]. “G de izquierda”, El Abecedario de Gilles Deleuze. Entrevista a Hilles Deleuze (ocho horas de entrevistas realizadas por Claire Pairet entre 1988 y 1989, producidas como documental por Pierre-André Boutang para la televisión francesa. Fue exhibido en el Canal Arte, en 1996, luego de la muerte del filósofo. Transcripción al español disponible en: Buscando a Gilles (blog): http://buscandoagilles.blogspot.com/2011/10/la-entrevista-letra-g-por-gauche.html

 

Portillo, Lusbi. 2004. “Venezuela perderá su soberanía en los proyectos de la IIRSA”, Aporrea (Web), Caracas, 17/10/2003, disponible en: http://www.aporrea.org/actualidad/n51606.html

 

Prieto Figueroa, Luis Beltrán. 1996. Pido la palabra, Caracas: Fondo Editorial IPASME.

 

Rodríguez, Ender. 2013. “Proyecto de Transformación Educativa -no tan especial- al estilo de la 4ta. República pero aún: 4 veces nefasto”, Aporrea (Web), Caracas, 21/7/2013, disponible en: http://www.aporrea.org/educacion/a170276.html

 

Sobral, Laura. 2015a. “Introducen denuncias en la Fiscalía por descuentos salariales a docentes”, Diario La Nación (Web), 6/1/2015, disponible en: http://www.lanacion.com.ve/regional/introducen-denuncia-en-la-fiscalia-por-descuentos-salariales-a-docentes/

 

Sobral, Laura. 2015b. “Regreso a clases este 5 de enero para planteles públicos y privados”, Diario La Nación (Web), 3/1/2016, disponible en:

http://www.lanacion.com.ve/regional/regreso-a-clases-este-5-de-enero-para-planteles-publicos-y-privados/

 

Uzcátegui. Rafael. 2015a. “Ecosabotaje: de la Gran Sabana a los Alpes suizos”, Nodos y redes, Blog de Rafael Uzcátegui (blog, 19/6/2015, disponible en: https://rafaeluzcategui.wordpress.com/category/nodos-redes/

 

Uzcátegui, Rafael. 2015b. “Provea: Venezuela cerrará 2015 con la misma cantidad de pobres que tenía en el año 2000”, Noticiero digital: (Web), Caracas, 18/3/2015, disponible en: http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=1080233