José Cruz Shilling

Ciudadano común, Tinaquillo, edo. Cojedes

cruzshilling@yahoo.es

La esperanza todavía persiste

24 de mayo de 2005

Transcurridos seis años de gobierno, comparado con los períodos de gobierno de la llamada vieja política, es suficiente tiempo para evaluar una gestión de gobierno, más no es suficiente tiempo para evaluar la revolución.  Afortunadamente para la nación, llámese Patria y para el ciudadano común  llámese Pueblo, el líder de la revolución Bolivariana aún está vigente y presente.   

Vigente sencillamente porque mantiene la misma prédica del comienzo que no es otra que la búsqueda del bien común, esto en relación a la vigencia y presente porque a pesar de los obstáculos y obstaculizadores la providencia a permitido que continúe señalando el rumbo.   

Recordemos cómo se frenó el impulso arrollador del proceso revolucionario con el golpe y secuestro del Presidente y el Paro Petrolero.  Hoy, mi percepción de ciudadano común es que las estructuras de la vieja política siguen intactas. 

Los símbolos de la IV República, la corrupción, el amiguismo, la burocracia, la desorganización, la falta de inspección o control de los dineros públicos, la ineficacia gubernamental; las mismas arbitrariedades de los partidos de la IV la vemos hoy en los movimientos o partidos de la V. 

La insensibilidad social es pública y notoria en gobernantes de Estados y Municipios donde se les eligió gracias  que la gente al verlos con la imagen de Chávez, pensaron que eran revolucionarios, el caso de Cojedes puede servir de ejemplo a este comentario, es más, presenta un símil con los gobiernos de la IV, concretamente el gobierno de Jaime Lusinchi; por aquello de la Isla de la Fantasía, Lusinchi  utilizando métodos gobelianos de publicidad, los cuales aseguran que una mentira repetida se convierte en verdad. 

Los gobernantes cojedeños en su mayoría, transmiten a través de los medios locales y nacionales, una  supuesta bonanza cuando la realidad es infinitamente lo contrario.  Es evidente que el ciudadano Presidente Hugo Chávez Frías se le mantiene mal informado por decir menos.  Suponemos que las cohortes o el entorno para mantenerse, le informan mas las cuestiones que a ellos les interesa que  las realidades circundantes.  Este Mayo venezolano es propicio para señalar verdades, que si bien es cierto no son absolutas.  Corresponden a un derecho constitucional que nos otorga nuestra excelente o magnífica Constitución, la libre expresión del pensamiento, está sobre todo lineamiento de sectas partidistas las cuales ignoran o no están en sintonía con el ritmo social del Proyecto Bolivariano. 

La responsabilidad individual de emitir estos comentarios son producto del recoger a diario todos estos señalamiento los cuales son  compartidos por la mayoría de los compatriotas afectos, militantes o comprometidos con el Proyecto Bolivariano, pero por una  disciplina mal entendida e ilegítima, ya que no es producto de la moral y ética en las conductas, actuaciones y resoluciones de una cúpula minoritaria de “dirigentes” y los cuales,   con el cuento de la  disciplina partidista, pretenden continuar con una revolución gatopardiana, el pueblo  desea o exige profundización de la revolución,  de allí la revolución dentro de la revolución; la esperanza todavía está y la encarna Chávez y persiste en el Proyecto Bolivariano Revolucionario.