José Cruz Shilling

Centro de Formación Ideológica, Tinaquillo, edo. Cojedes

cruzshilling@yahoo.es

Una pendejera o una burusa: háganse el harakiri

enero de 2007

Cuando la cúpula de los partidos políticos se afilaban las uñas, para también cobrar el triunfo del pueblo el 3 de Diciembre. Chávez que ya es un zorro viejo en el difícil arte de hacer política, esperó que pasara el 3 de Diciembre para decretar la conformación del partido único, con una ñapa, los partidos políticos afectos tendrían que hacerse el harakiri para poder sumarse al partido único. Ni de vaina Chávez hubiese hecho esta propuesta antes del 3 de Diciembre Chávez es un zorro, no hay duda., hay muchos compatriotas que afirman con relación al partido único, que se trata de una equivocación de Chávez. Creo que los que hacen esos cuestionamientos son parte de los que también perdieron sus privilegios cupulares, o que le proporcionaban las cúpulas. Lo que si se puede afirmar es que Chávez tomó una decisión histórica, y de lógica elemental le transfirió el poder a su legítimo dueño.

Si analizamos en profundidad la medida que Chávez decretó, favorece con creces a la dirigencia política la cual sólo se ocupó de mantener una red electoral, una vez logrado los objetivos. El pueblo quedaba como bachaco sin antenas, no tenía quien le escuchara o atendiera en los municipios, estados en los ministerios, dependían del azar o del fino que era o es de lograr darle un papelito al líder guía del Proyecto Bolivariano. Evidentemente el pueblo en política piensa y actúa en colectivo.

Les envío un claro y contundente mensaje en las elecciones para elegir diputados a la Asamblea Nacional.

De lo que vendría en los próximos procesos electorales, sería una zafra de corruptos, incapaces burócratas, insensibles, carentes de voluntad de servir.

Los referendos lloverían en los estados y municipios la mayoría lógicamente contra los supuestos revolucionarios una mayoría de infiltrados en la Revolución. Esta es una irrefutable verdad. Si tienes un cargo por elección popular y no actúas en busca del bien común o general, no hay discusión, no eres revolucionario y si de ñapa en el pueblo, ciudad, o nación tus vecinos te conocieron hace 8 años comiendo chimo y en alpargatas y hoy te ven en un lujoso vehículo, con una mansión, una hacienda no sólo no eres revolucionario, sino que las leyes deberían estar detrás de ti, para que jurídicamente justifiques tu súbita riqueza.

A Chávez lo podemos catalogar para ilustrar el decreto del partido único, como un director de teatro, o telenovelas, y tiene un drama (el país) como guión, para poner en escena tiene, un actor principal (el pueblo) actores secundarios donde entran las cúpulas de las dirigencias políticas, afectas más bien llamémoslos actores de reparto, que les va al pelo, y los que nunca faltan en una obra de teatral, los villanos allí tenemos a la oposición, y al imperialismo, evidentemente en el director recaen las responsabilidades del éxito y del fracaso de la obra lógicamente, desea, anhela, espera, y aspira que la obra tenga un final feliz.

En esta nueva fase de la era que anuncia Chávez, la pedagogía Revolucionaria debe ser la prioridad en la conformación del partido único. Los veteranos por su capacidad manifiesta y por la experiencia acumulada en el área educativa, y en el área de formación ideológica, ciudadanos tales el profesor Navarro, Aristóbulo, Moncada, Iris Varela, Luis Tascón, la gente de Misión Conciencia, el profesor Arenas, Vladimir Acosta, William Izarra, por nombrar los más conocidos, en fin lo que llamamos un trabuco Revolucionario, estos ciudadanos son imprescindibles, a la hora de elaborar el cronograma pedagógico, y de actuación del militante del llamado partido único.

Mi modesta sugerencia es la inclusión de una especie de manual de Carreño, donde se destruya al ciudadano militante. Desde como debe ser su conducta cotidiana, solidaria, afable, caritativa más la teoría productiva, de participación social en las disímiles facetas del entorno geográfico que le circunda, y elementalmente la vital pedagogía revolucionaria (ideología). La táctica, la estrategia, la crítica, tenemos y siempre tendremos la amenaza del imperialismo. Requerimos entonces robustecer las convicciones de que un mundo mejor es posible, en Revolución, en democracia en socialismo. Debemos recordarle a los partidos afectos, que no se sumerjan muy profundo en sus análisis en relación al partido único, pues ya el pueblo está haciendo propuestas o sugerencias, en la conformación y actuación del mismo. Sugerimos, también cambiar el nombre de partido, que más antiguo que un partido, paradójicamente se está eliminando partidos para formar partidos, que molleja.