José Cruz Shilling

Centro de Formación Ideológica, Tinaquillo, edo. Cojedes

cruzshilling@yahoo.es

Ideología conveniente o ideología por convicción

18 de julio  de 2006 

Sin lugar a dudas las ideologías dependen de un núcleo, el cual genera el concepto a seguir o a rechazar, dependiendo la posición o las posiciones de los afectos y contrarios al concepto ideológico planteado,. Evidentemente la ideología con un núcleo y un concepto determinado es un lineamiento, el cual no permite ni que le quiten ni que le añadan otros argumentos, ya que se trata de una ideología conveniente  rígida disciplinada pretoriana. 

La ideología por convicción también sigue un núcleo, el cual también genera un concepto a seguir, es la misma causa generadora del mismo argumento, o concepto ideológico que plantea la ideología conveniente, el detalle entre la ideología conveniente y la ideología por convicción reside básicamente en lo individual que decide producto del libre albedrío si adopta cualquiera de las dos modalidades validas en una revolución,. Las desventajas de la ideología por convicción. 

Las desventajas son básicamente que resultan inconvenientes inclusive para una Revolución, sencillamente el libre albedrío del ideólogo por convicción lo puede llevar inclusive a enfrentar o confrontar las ideologías convenientes, se trata de la defensa del bien común o general y la ideología por convicción no hará concesiones al menor desvío de esa única ruta destinada a transitar. Generalmente la ideología conveniente esconde detrás intereses grupales o de sectas en la Revolución Bolivariana abundan los seguidores de esta ideología conveniente se trata solo de un camuflaje para disimular el verdadero sentido de sus tácticas y estrategias el cual no es otro que la conservación del poder para obtener privilegios particulares. 

La ideología por convicción obliga a señalar las irregularidades, para que se corrijan. Independientemente de las repercusiones al fin se trata de una Revolución, no de una reforma. Un caso ejemplar de ideología por convicción lo tenemos permanentemente presente y debería ser ejemplo para los “revolucionarios” reformistas hoy en el poder, los cuales practican la política del lineamiento como norma rígida y censora de toda ideología que no convengan,  no a la revolución sino al cogollo y cúpula  circunstancial. 

Con la excusa que pueden perjudicar la imagen de la Revolución la realidad es que la Revolución se perjudica más con la ineficiencia, la incapacidad y la insensibilidad de las vanguardias que hoy dirigen la revolución. Perjuicio éste que alcanza al líder de la Revolución, si bien es cierto el éxito latinoamericano y mundial de la revolución bolivariana catapultada por Chávez con sus políticas de integración A nivel nacional. Esas políticas han sido aplicadas en forma deficientes, o nula en algunas regiones por la dirigencia o cogollos nacionales de la revolución. Cuando citó al Ché Guevara como símbolo  de un ideólogo por convicción hay que recordar que lejos de apoltronarse en el poder y disfrutar de los privilegios el guerrillero heroico prefirió la muerte, en el combate por sus ideales de la búsqueda del bien común o general. La revolución requiere de una vanguardia, con talento, creatividad, gerencia, sensibilidad humana, voluntad de servir, evidentemente dentro de la revolución hay ciudadanos exitosos en las tareas asignadas sin lugar a dudas las cúpulas o cogollos que dirigen  en forma circunstancial la revolución deben hacer como el Ché Guevara llevar la revolución en el corazón para morir por ella no en la boca para vivir de ella.