Hugo Moyer

Prof. Jubilado de LUZ

hugomoyer@hotmail.com

Chávez sin "chavismo"

13 de julio de 2006

Lo que le está haciendo daño a la revolución bolivariana no es Chávez, es el "Chavismo" (entre comillas). Uno de los principales obstáculos a vencer, en este inédito y trascendente proceso de cambios y transformación que vive el país, es, sin lugar a dudas, el "Chavismo" ¡Sí, el "Chavismo"!. Al fin y el cabo, todos los "ismos", generalmente, son peligrosos. ¿Y qué es el "Chavismo"?. Nos atrevemos a definirlo, en una primera aproximación, como: un movimiento o conjunto de personas, militantes o no de partidos u organizaciones sociales, que aprovechando el liderazgo del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías y teniendo directa y activa participación en el proceso, hacen todo o casi todo lo contrario a lo que dice y hace el Presidente Chávez, llegando incluso a creer, y a tratar de convencer a los demás, de que es Chávez quien piensa, habla y actúa como lo hacen ellos. Ahora bien: ¿Cómo se expresa el "Chavismo" en la realidad cotidiana? 

Si Chávez dice que debemos extirpar de raíz la burocracia y la corrupción, y que la principal batalla que tenemos que dar es en el terreno ético y moral, entonces los "chavistas", que forman parte del "Chavismo", se dedican a sembrar como monte: ineficiencia, malversación, dolo, peculado y deshonestidad, sin ningún tipo de rubor. 

Hay célebres personajes, pertenecientes al "chavismo", que son más chavistas que Chávez, se atreven a pedir, por ejemplo, que Chávez mande indefinidamente y hasta son capaces de hacer grandes "sacrificios" para ocupar cargos de relevancia o que se les asigne cualquier contrato multimillonario pero son incapaces de dar la cara ante las acusaciones de corrupción e ineficiencia. Uno de ellos, se dio el tupé de decirle al Presidente que revisara su entorno, porque lo están traicionando, como si no fuera traición a Chávez y al mismo proceso, lo que ellos y otros como ellos, le han hecho, le hacen y ojalá, no le sigan haciendo al país. Para amigos así, como dice el refrán popular, no se necesitan enemigos. 

Si Chávez hace un llamado a la paz y a la armonía social, el "chavismo" promueve los enfrentamientos y fomenta la violencia: prevalece Chimpancé y Maquiavelo sobre Gandhi. 

Si Chávez dice que hay que ser humilde, amoroso y atentos con la gente, los del "Chavismo" duro, son déspotas, engreídos, autoritarios, mal educados y están dispuestos a maltratar al primero que se consigan en el camino. No se han leído el artículo 51 de la Constitución, por eso no responden llamadas, no dan audiencias, saludan de lejitos y nunca dan respuestas oportunas a comunicaciones recibidas. Dizque, "para no comprometerse". 

Si Chávez demanda sacrificios y austeridad, el "Chavismo" es botarate, manirroto, ineficiente y hace gala de flamantes vehículos y de sopotocientos choferes y guardaespaldas. Algunos, sólo toman Wisky de 18 años con agua Terrier y disfrutan de restaurantes D´Kch. Viajan al exterior, con cualquier pretexto, pero a los barrios ¡Nunca! 

Si Chávez les pregunta en algún acto público, sobre algún tema que es de su competencia y no saben responder, inventan cifras, datos y estadísticas. A veces, se llevan las mentiras preparadas para que no los traicionen los nervios. Asumen compromisos públicamente y no cumplen sus promesas ¿No es esto una forma de impunidad, señor Fiscal? 

Si Chávez recomienda que se lean a los Miserables de Víctor Hugo, el Quijote de Cervantes, Desarrollo Endógeno de Vásquez Barquero, Planificación Situacional o el Líder sin Estado Mayor de Carlos Matus Romo, ellos, si es que llegan a leer algo, apenas, hojean los periódicos y una que otra revista de chismes. Atrás quedó la lectura del Manifiesto Comunista y El Capital. No leen ni siquiera la Biblia. No ven ni escuchan, y mucho menos cumplen, las directrices que Chávez nos traza en "Aló, Presidente". Por eso, hay que jugárselas con Chávez y no con ese "Chavismo" que tanto daño nos hace ¿No les parece?.