Gioconda Espina

Titular a Dedicación Exclusiva de la FACES, UCV

Coord. de Investigación del CEM de la UCV y

Coord. del Área de Estudios de la Mujer de FACES, UCV

espinagio@cantv.net

Contra los terrorismos de los estados y los terrorismos contra los estados

10 de agosto de 2006                                                                 

Hoy es 10 de agosto de 2006. Se ha declarado alerta roja en los aeropuertos de EEUU y Gran Bretaña, los aliados en las invasiones a Afganistán, Iraq y  al sur del Líbano hoy día.  Hasta en Venezuela está declarada alerta naranja, según CNN. 

Como no ha habido durante todas estas horas de la mañana un desmentido de la ANP, Autoridad Nacional Palestina, ni de ningún gobierno islámico ni de ningún gobierno u organización palestina, de ningún gobierno u organización árabe no palestina y de ningún gobierno u organización árabe no islámica; tampoco de ninguna organización de las que integran la red Al Qaeda (primera sospechosa, con toda razón, recordar 11-S en N. York,  Atocha en Madrid, metro y buses de Londres), doy por cierto  el desmantelamiento de un plan  por Scotland Yard en Londres, que promovió la alerta roja. 

Voy a “chapear” porque las feministas de mis redes se podrían confundir.  

Soy magíster Sc. en Estudios de Asia y África del  Norte desde 1979,  hice mi tesis sobre  el peso  de los ayatollahs  en la política iraní desde siempre y no sólo ahora,  mi tutor fue un chileno  de  origen sirio con el que ya había hecho un trabajo sobre los derechos inalienables de los palestinos sobre su territorio – territorio precisado por la Sociedad de Naciones el año en que nací, 1948—y al llegar a Caracas, en 1979, DA Rangel, Pedro Duno y Raimundo Kabchi me propusieron para que fuera la Secretaria del Comité Venezolano con Palestina. Lo cual acepté. Fue un honor mientras los radicales árabes que también se fueron integrando al Comité no intentaran (seguramente esperanzados de que siendo mujer lo aceptaría) que salieran remitidos no por la paz en el Medio Oriente sino contra Israel y los palestinos más demócratas, como Fatah, la organización de Yasser Arafat y M. Abbas,  la máxima  ANP hoy. Entonces renuncié. Di clases sobre Islam y política en Centropep, un centro fundado por la embajadora en Marruecos actual, Rebeca Sánchez, por un convenio entre la UCV y el Ministerio de Minas y recientemente, cuando comenzó la invasión de EEUU a Iraq, el director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV me pidió que diera clases en la asignatura “Política del Medio Oriente”, que entonces carecía de titular.   

Es por estas credenciales que la mayoría de las mujeres de mis redes desconoce, que algunas amigas feministas chavistas y no chavistas que sí las conocen, preocupadas por la manera en que el gobierno viene manejando el asunto, me han pedido que aclare que el terrorismo no es sólo del Estado de Israel, que el terrorismo es también de Hizbollah y que no se puede repudiar uno sin repudiar al otro.  Pero nuestr@s vocer@s –quizás por ignorancia pura-- se cuadran indirectamente con Hezbollah al hablar sólo de los horrores (sin duda ciertos, pero igual de horrorosos que los resultados en N.York, Atocha y Londres). Posada Carrilles debe ser extraditado a Venezuela por volar un avión en territorio venezolano, sin duda, pero todos los terroristas palestinos o no palestinos que actúen fuera de las fronteras deberían ser extraditados a los países víctimas. No usemos doble standard para unos y otros. No es serio. Es lo que le ordena a una la tripa, pero no lo que debería ordenar la cabeza. Las guerras no se ganan sólo con tripas. La masa pone las tripas y luego dos cabezas firman el armisticio. Tampoco se educa a la población con las tripas. 

Hizbollah (o cualquiera de las otras organizaciones palestinas terroristas que forman parte de Al Qaeda, pero que también actúan solas) secuestró a dos militares israelíes y “ejecutó” a otros  ocho ¿Qué podríamos esperar del dueño del patio, flores? La respuesta fue la del guapo y apoyado (por EEUU, esta vez abiertamente, en rueda de prensa). Mi posición sobre el problema sigue siendo la misma. Que se respete la resolución de 1948 y el Pacto de Oslo más reciente. Que los palestinos no estén cercados por el ejército y las policías de Israel en su propio territorio, pues es esta la situación que explotan los “talibanes” de siempre: Yihad, Hamas, Hezbollah y las demás organizaciones que integran Al Qaeda.  Ni Arafat pudo pararlos ni Abbas tampoco podrá. Mientras el ejército israelí trate a los palestinos como rehenes y no como dueños del territorio que les ha sido incautado y recientemente devuelto, las acciones suicidas en tierra y aire no cesarán. Ese cerco es el combustible de los extremistas que no quieren negociar como hace Fatah. Cada uno de los grupos que conforman Al Qaeda no son mayores que lo que son, por ejemplo, los dos toletes de los tupamaros o los carapaicas; o lo que fueron OR o Liga Socialista en los años 70  en  Venezuela;  pero poquitos como son, encapuchados, convencidos de su verdad (echar a Israel al mar) y armados hasta con misiles (como queda vista al norte de Israel) convocan la arrechera de los civiles bombardeados por Israel sin deberla ni temerla. Por eso ganó Hamas las elecciones en territorio de la ANP.  

Volviendo a Venezuela, este llamado a la sindéresis, contra el doble standard, va dirigido especialmente a la gente sin formación de la Cancillería: ni Ali Rodríguez ni Pavel Rondón han cometido el error de poner a Israel completa del lado maluco y a Palestina completa del lado bueno. Son dos hombres enterados de los detalles de la región, sobre todo Pavel. Y es que hay israelíes de izquierda, que trabajan desde el mismo año 48 por los acuerdos en una mesa, sin volar aviones; que diferencian entre los gringos a Danny Glover y Jesse Jackson de George Bush (como hacen Chávez, Ali y Pavel); que saben quien es quien en la izquierda árabe palestina y también en la derecha árabe no palestina. ¿Cómo creen que se sienten cuando oyen a Nicolás Maduro o a Desirée Santos cuadrarse indirectamente con unos violentos mientras directamente repudian en bloque a Israel? La consigna venezolana debe ser por la paz en el Medio Oriente, contra el terrorismo de Estado y contra el terrorismo de las organizaciones contra el Estado, de respeto a los acuerdos internacionales. Y esto incluye, por supuesto, la salida  inmediata de EEUU y el Reino Unido de Afganistán e Iraq. Exactamente igual que estamos contra los que pusieron las bombas en las tres embajadas en Caracas y contra Posada Carriles, estamos contra los terroristas de toda nacionalidad, sean cuales sean sus razones ¿O creen que el Cuervo o Posada no tenían las suyas?