Obed Juan Vizcaína Nájera

vizobedmir@yahoo.com

La revolución es sinónimo de amor

Maracaibo, 10 de noviembre de 2006                                                                 

"Ya no se puede mandar, sino por el amor del prójimo

 y con una profunda humildad".

Simón Bolívar 

El más reciente mensaje del presidente Hugo Chávez Frías, en el cual habla  acerca del amor que ha sentido en varias etapas de su vida, en especial en esta etapa de jefe de gobierno y de estado que cumple por voluntad del pueblo y de Dios. La oposición venezolana ha comenzado una campaña de burla a esta promoción porque ellos y ellas solo hablan el código del odio, la muerte y la violencia. Les cuesta conjugar el verbo AMAR.

Amor se conjuga con la palabra más dulce: Madre.

Amor  es patria.

Amor es sentir que nos debemos al otro, a la otra sin interés, sin esperar nada a cambio.

Amor suena a hijos e hijas.

Amor suena dignidad, muchos sectores de la oposición nunca han tenido ni la más mínima dignidad.

Amor es besos sinceros y la oposición  solo  sabe dar besos de traidores.

Amor es creer profundamente en Dios y la oposición solo sirve al diablo imperialista.

Amor sabe a besos de la mujer amada y no a mordiscos de barraganas puntofijistas.  

Solo un presidente como el nuestro puede pararse frente a toda Venezuela y dar y recibir amor sincero y puro, porque eso, es solo una cualidad de los seres verdaderamente humanos.

No pueden hablar de amor, porque sus corazones tienen un saldo rojo de las muertes que orquestaron y llevaron a acción el 11 de abril del 2002.

No pueden hablar de amor quienes gobernaron a nuestro país como si fuera su caja chica y lo saquearon. Ademas pusieron de rodillas por mucho tiempo a la patria de Bolívar frente al imperio y las transnacionales.

No pueden hablar de amor quienes pagan para que los sicarios y paramilitares maten a nuestros campesinos. Jamás podrán hablar de amor quienes gobernaron al país durante 40 años y lo arruinaron y le negaron al pueblo todos sus derechos.

No pueden hablar de amor, quienes manipulan encuestas para justificar violencia y el saboteo a nuestra democracia y a nuestra revolución. Seria difícil ver a un Matacuras, o a un Antonio Ledesma, o a un Ramos Allup, hablar de amor. Imagínense a los militares de Altamira, a Carlos Ortega o a Enrique Mendoza hablando de amor. Habría que hacer un ejercicio imposible de creatividad.

Todo revolucionario y revolucionaria, debe en todo tiempo hablar y practicar el amor. La revolución ha de ser siempre sinónimo de amor. Amor profundo por el prójimo y seguir así el ejemplo de Jesucristo, del Che, de Bolívar, de Sandino, de Mamá, de Papá,  de mis hijos, y toda la gente hermosa de esta nuestra Venezuela.

Chávez si puede hablar de amor al pueblo, porque  recibió de este pueblo la muestra más grande de amor, cuando su gente se levantó contra los tiranos y los militares mercenarios, cuando quisieron destruir por voluntad del imperio las esperanzas de todos los pueblos del mundo. ¡Amor con amor se paga!

El pueblo venezolano si puede hablar y dar amor, porque salio por voluntad y obra de esta revolución del analfabetismo, de la privación del derecho a la salud y a la educación. ¡Amor con amor se paga!

Los pueblos del mundo le manifiestan su amor al presidente y a toda Venezuela, porque esta revolución comandada por el presidente Chávez solo ha sabido dar amor a todos los pueblos del mundo. ¡Amor con amor se paga!

La América latina agradece al comandante Chávez y a esta revolución la dignidad con la cual nuestros pueblos levantan su voz contra el imperio que nos había convertido en el traspatio del imperio y en la despensa de sus ambiciones de riquezas y recursos naturales. ¡Amor con amor se paga!

El pueblo venezolano va a demostrar una vez más el amor que siente por su presidente, por su revolución, por Bolívar, por ellos mismos. Este pueblo despertó y rescató su soberanía y  nunca más se volverá a arrodillar ante AD o ante copey, ni mucho menos ante el imperio. Recibirán una vez más el grito inmenso de la gente noble de nuestro país y de todo el mundo un fuerte y revolucionario: ¡NO PASARAN!

Por nuestros hijos e hijas, por nuestro futuro, por nuestros padres, por AMOR: NO PASARAN!! 

¡El pueblo nunca olvida!