Fernando Lamberg

Poeta

fernandolamberg@cantv.net

Un dibujo en la arena

mayo de 2006

Esa tarde en la playa el sol apenas se veía

tras unas nubes de color ceniza.

Después de soplar en la mañana el viento había cesado.

Me acerqué a un árbol,

quebré una rama y empecé a dibujar

tu delgada silueta.

Con el pie corregía algunas líneas

y quería dejar en ese sitio tu figura.

Nunca he sido un hábil dibujante

pero, muchacha de ojos grises,

allí quedaron tu cintura y tus caderas,

tus hombros estrechos y tus largas piernas

hasta que empezó a subir la marea.

En pocos momentos el agua borró

hasta las últimas huellas del diseño,

deshizo tus tobillos e inundó tu cabellera.

Las olas se llevaron esos trazos

mientras el sol se hundía con las últimas nubes

como se hunde un presentimiento en el océano.

Al mirarnos supimos el futuro.

Volvió a soplar el viento.

Desde esa tarde las líneas comenzaron a borrarse

y nuestro amor fue apenas un dibujo en la arena.