Fernando Lamberg

Poeta

fernandolamberg@cantv.net

La muralla del mañana

diciembre de 2005

El habitante despertó porque escuchó ruidos.

Miró por la ventana y vio frente a él una muralla roja.

- No puede ser - pensó -. Ese muro era blanco.

Encendió el televisor y respiró aliviado.

En el televisor la muralla era blanca.

Tomó el periódico de ayer y se sintió tranquilo.

Las hojas lo decían: la muralla era blanca.

Encendió la radio y escuchó que el muro era blanco.

No se dijo que el color ocultaba una serie de crímenes.

-¿Para qué preocuparse? -pensó el habitante-

Todo sigue igual. Nada cambiará por ahora.

Y volvió a dormir tranquilo

mientras a su alrededor seguía creciendo la muralla roja.