Fernando Lamberg

Poeta

fernandolamberg@cantv.net

Pesebre

diciembre de 2005

Guiados desde el cielo por la luz de una estrella

los tres reyes llegaron al pesebre

a entregar los regalos que traían

de sus lejanas tierras.

Miraron los muros de madera y de barro.

Escucharon mezclados

el coro de los ángeles,

la tosca voz de los pastores,

el zumbido de las moscas,

rebuznos, mugidos,

las calmadas palabras de José

y el llanto de un recién nacido

que Maria protegió del frío

con maternal cuidado;

pero no pudo protegerlo del destino

que él mismo había elegido.