Fernando Lamberg

Poeta

fernandolamberg@cantv.net

Kitsch

diciembre de 2005

Horrible puede ser la belleza

y resplandeciente la fealdad.

Un gato de yeso policromado

tal vez contenga una hermosura que no se encuentra

en una lámpara con ángeles impresos

y es posible que las postales de lánguidos besos

se acerquen más a la estética

que una reja dorada

con sirenas de ojos verdes

y colas geométricas.