Fernando Lamberg

Poeta

fernandolamberg@cantv.net

Reverón

Mientras más se hundía en la locura

más cerca estaba de la luz.

 

El joven elegante que brilló en los salones

se convirtió en el ermitaño de Macuto,

acompañado por su fiel Juanita,

por sus fieles muñecas de trapo, por el sol siempre amigo

y el océano invariable.

 

Sus pinceles atraparon el marrón

y el blanco y el azul,

marrón de cerros, blanco de arenas,

azul de cielos cada vez más blancos,

marrón de cerros que llegan al azul,

azul tan diáfano

que estalla en un relámpago.

 

Cuando los hombres no comprenden

dicen que la locura llegó a  Macuto.

Pero no es cierto.

Reverón vio tanta luz que la bebió como una copa.

No es cierto que vivió en las tinieblas de la locura.

Somos nosotros los obscuros.