Isla negra 2/49

Especial / poasia

Casa virtual de poesía y  literaturas. Suscripción gratuita. Lanusei, Italia. Dirección: Gabriel Impaglione. septiembre 2005

impaglioneg@yahoo.es

http://isla_negra.zoomblog.com/

Tamiki Jara

Japón

Esto es un ser humano

 

Esto es un ser humano.
Mirad en lo que la bomba atómica lo ha convertido
y cómo hombres y mujeres son reducidos
a una sola forma.
"¡Auxilio!" quiere decir ese grito apagado
que se escapa de los labios hinchados.
Este horrible y calcinado caos que supura
es un ser humano,
esto es el rostro de un hombre.

 

 

Po Chü-I

China

Sobre la torre desde la cual se domina el río
 
Junto al río se yergue la torre de cien pies de alto;
Por allí pasa una extensa carretera de mil de millas;
Contemplar el lejano horizonte desde esta altura
Me basta para confortar la mente y el corazón.
Los correos no se detienen a todo lo largo del camino,
Los soldados se precipitan hacia sus guarniciones.
En tiempos tan turbulentos Siento de manera especial
que es bueno estar ocioso.
Ahora que he pasado los cuarenta,
En verdad, no es demasiado pronto para que me retire.
Déjame que ahora limpie los vestidos manchados de polvo.
No es demasiado tarde para que retorne a los cerros.

Poesía china de la Dinastía T'ang (618-906) 

 

Mao Tse Tung

China
La Gran Marcha

 

El Ejército Rojo no se arredró de la Gran Marcha. Diez mil ríos, mil montes no son nada para él. Los Cinco Pies le parecieron las crestas de unas pequeñas olas. El vasto Wu Mong, un terrón de tierra que aplasta con los pies. Blandas las rocas en que se rompía el Río de las Arenas de Oro. Helado el puente de las cadenas de hierro del Río Ta Tou. Pasado el Monte Mien, miles de pies de nieve, el júbilo del Ejército Rojo fue más intenso.

 

 

Mao Tse Tung

Nieve

 

Es un paisaje de las tierras del norte:

mil millas azotadas por el frío,

diez mil millas manchadas por la nieve.

A un lado y otro de la Gran Muralla

hay espacios sin límite,

el Gran Río,

entre montes y valles,

ha detenido su rumbo impetuoso.

Los montes, serpientes danzarinas de plata,

las mesetas, elefantes de cera al galope,

compiten en altura con el Cielo.

Esperamos un día de sol:

rojo mantel sobre blanco

os parecerán seductores y fascinantes.

1936

 

Anónimo

China, s.V- AC

 

Había cumplido mis 15 años

cuando me reclutaron en el ejército.

Ya adulto vuelvo al hogar.

En el camino de entrada

me encuentro con un paisano y

le pregunto por los míos, mi casa...

"¿Tu casa?, aquella es tu casa,

la que está entre los yuyos y plantas silvestres..."

Conejos se han metido por las endiduras,

faisanes vuelan desde las vigas del techo.

En lo que fuera el jardín crecen algunos granos silvestres y

en el estanque nadan unos pobres patos.

Con ese grano puedo hacer una sopa

y si cazo uno de los patos puedo cocinarme un guiso...

Sopa y guiso están listos,

pero no tengo con quién comerlos.

Aparto los platos y salgo al patio.

Miro al este y seco las lágrimas que

humedecen mis ropas.

 

 

Mizuta Masahide

Japón

 

Se incendió mi casa:
ahora nada me obstruye
la visión de la luna.

 

 

Wang Wei

China

 

Finalmente comprendí el significado de la tranquilidad.
Día tras día me mantuve apartado de la multitud.
Limpié mi chalet y lo preparé para la visita de un monje,
Que llegó a visitarme desde las montañas lejanas.
Vino bajando desde los picos ocultos por las nubes,
Para verme en mi casa de techo de paja.
Sentados en el pasto compartimos la resina del pino.
Quemando incienso leímos los sutras del Tao.
Al terminar el día encendimos nuestra lámpara
Las campanas del templo anuncian el comienzo de la noche.
Repentinamente advertí que la Tranquilidad es realmente Felicidad,
Y sentí que mi vida tiene abundante tiempo libre.

 

 

Cuando mi vida
atiende al crisantemo
se tranquiliza

-Shuoshi.

 

 

Shou Tiao Chuang

China

En primavera

 

Al atardecer me invade la inquietud

y dejo que mi chinchorro busque el horizonte.

Los últimos pájaros vuelven a sus nidos,

la brisa parece aquietarse y

las olas acompañan a mi botecito.

Deslumbra el sol a ponerse

¡Tan poco que dura!

 

 

Shou Tiao Chuang

China

A mi amigo Escrutador de Orugas

 

Me preguntas cuándo volveré a casa...

y no estoy seguro.

Aquí los días se pasan sin dejar rastro,

mi barca se mece entre islas pobladas de morros

desde los que llegan infinidad de cantos...

Y cuando izo mis velas

el viento parece empeñado

en llevarme más y más lejos.

 

Cada una de estas islas

tiene cantidad de bahías protegidas y

mi bote elige dónde pasar la noche

cuando el sol declina.

Tiro el ancla, preparo algo de arroz,

y luego de acomodar todo,

enciendo un farol y leo los libros

que generosamente

olvidaste a bordo el día que nos despedimos.

 

Recuerdo la vieja tonada,

Quisiera que estuvieras aquí... 

 

Han Yü

China

El viejo

 

El sendero está cubierto por las hojas

que arrancó el viento del Oeste.

Una ventana cubierta por libros

bajo el sol que se pone.

 

Soy un viejo y no me gusta escarbar

en los asuntos de los demás.

Hace mucho frío y no salgo de mi casa.  

 

Viento otoñal.
Dentro del corazón,
montes y ríos

-Kioshi.

 

Podés leer noticias literarias, actividades culturales, convocatorias, además de poesía y artículos de opinión en...

http://isla_negra.zoomblog.com/

 

http://isla_negra.zoomblog.com/

el blog de la revista isla Negra. 

 

Shen Yüe

China

La recuerdo cuando comía

 

La recuerdo cuando comía,

su rostro sonrojado inclinado sobre el plato.

Dispuesta a sentarse, pero demasiado tímida para hacerlo.

Dispuesta a comer, pero demasiado tímida para hacerlo.

Mantenía la comida en la boca como si no tuviera hambre,

levantaba su plato como si se sintiera débil. 

Antología del sello Andrómeda, Buenos Aires, l994. La traducción corresponde a Ruth Berg.

 

 

Li Po

China

En el templo de la cumbre

 

Esta noche permanezco en el Templo de la Cumbre.

Elevo mi mano, toco las estrellas largamente.

No me atrevo a hablar en voz alta,

Temo molestar a los grandes hombres del cielo.

 

PENSAMIENTOS NOCTURNOS

 

Delante de la cama, la luz de la Luna brillante,

Creí que era escarcha sobre la tierra.

Levanté la cabeza, ví la Luna brillante,

Bajè la cabeza, y pensé en el hogar lejano.

 

SENTADO EN LA MONTAÑA DE LA REVERENCIA

 

Bandadas de pájaros vuelan alto y desaparecen,

Una nube solitaria, sola se va ociosa.

Nos miramos recíprocamente los dos sin fin,

Sólo queda la Montaña de la Reverencia. 

LI PO ( 701-762?) junto con TU FU es el más grande de los poetas chinos. publicado en EL LITORAL (Santa Fe)

 

Li Po

Despidiendo a amigo

 

verdes montes atraviesan la muralla norte
agua blanca rodea la ciudad levante
este lugar un emprender el ausentarse
el solitario cardo corredor acomete diez mil leguas

nubes a la deriva el designio del viajero
sol poniente los sentimientos del amigo
saludo con la mano de aquí marcharse
relincha pesaroso el caballo que parte
 

traducción al español de Ariel Laurencio

 

Mientras bebo, solo, a la luz de la luna

Un vaso de vino entre las flores:

Bebo solo, sin amigo que me acompañe.

Levanto el vaso e invito a la luna:

Con ella y con mi sombra seremos tres.

Pero la luna no acostumbra beber vino,

Y mi perezosa sombra sólo sabe seguirme.

Festejemos, con mi amiga luna y mi sombra esclava,

Mientras aún es primavera.

 

En las canciones que entono vibran rayos lunares;

En la danza que ensayo mi sombra se aferra y deshace.

Los tres juntos, antes de beber, holgábamos;

Ahora, ebrios, cada cual va por su lado.

¡Regocijémonos muchas horas todavía,

en nuestro extraño festín inanimado,

para encontrarnos al fin en el Río de las Nubes!

Un día de verano, en la montaña

Agito suavemente un abanico de plumas blancas,

Sentado, la camisa abierta, entre las hojas verdes.

Me quito el gorro y lo cuelgo de una saliente en la roca;

El viento entre los pinos roza mi frente desnuda.

Los cuervos que graznan por la tarde

Doradas nubes bañan la muralla.

Los negros cuervos graznan sobre sus nidos,

Nidos en los que quisiera descansar.

En tanto, la joven esposa suspira, sola y triste,

Sus manos abandonan el telar,

Sus ojos están fijos en la azul cortina del cielo,

Cortina que parece separarla del mundo,

Como la leve niebla oscurece el río.

Está sola: el esposo viaja por países lejanos;

Todas las noches está sola en su alcoba.

La soledad le oprime el corazón,

Y sus lágrimas, como fina lluvia, caen en la tierra.

Escuchando la mandolina de un sacerdote budista

El sacerdote budista de Cou tiene una mandolina:

Baja del Monte de las Cejas hacia el poniente,

Y hace sonar sus cuerdas en mi honor.

Sus vibrantes notas se parecen al alboroto

De un bosquecillo de pinos mecidos por el viento.

Mi corazón se siente purificado

Como si lo hubiesen lavado las aguas del río.

La dulce melodía se une a los lejanos tañidos de una campana.

Insensiblemente desciende, en torno, el crepúsculo,

Y los montes se esfuman en la bruma ligera. 

 

Lao Tse

China

Tao The King

 

1

El Tao que puede ser expresado no es el TAo Verdadero,

Se le pueden dar nombres, pero no son el Nombre

Verdadero.

Sin nombre es el origen del Cielo y de la Tierra.

Con nombre es la madre de todas las cosas.

 

No siendo, podemos contemplar su esencia.

Siendo, sólo vemos su apariencia.

 

Ser y no ser emanan de la misma fuente, aunque tienen

nombres diferentes.

Ambos son un misterio.

 

Y en ese Misterio está la Puerta a toda maravilla. 

 

17

El mejor dirigente es aquel cuya existencia

pasa casi desapercibida entre la gente.

Después al que aman y veneran.

Después al que temen.

Después al que desprecian y desafían.

 

Cuando estás falto de fe,

otros pierden la fe en ti.

 

El Sabio procura pasar desapercibido y es parco en palabras.

Cuando consigue su objetivo y todo ha terminado,

la gente dice: "¡Lo hemos logrado nosotros mismos!" 

LAO TSE. en el TAO TEH KING (edición bilingüe chino-español, editado por SIRIO@editorialsirio.com, España) 

 

 

PO-CHU-YI ( 772-846)

EL ESPEJO Y LA COPA

 

QUIERO CAMBIAR EL ESPEJO DE BRONCE DE MI COFRE

POR UNA COPA DE ORO Y JADE BLANCO.

NO PODRÉ HUIR DE LA VEJEZ QUE APARECERÁ  EN EL

ESPEJO.

PERO MI PENA SE DISIPARÁ ANTE LA COPA.

SU-TONG-PO ( 1036-1101)

AUNQUE FUERAN PERLAS

AUNQUE FUERAN PERLAS LAS QUE CAYERAN DEL CIELO,

LOS QUE TIENE FRÍO NO PODRÍAN HACERSE UN TRAJE.

AUNQUE FUESE JADE LO QUE CAYERA DEL CIELO,

LOS QUE TIENEN HAMBRE NO PODRÍAN HACERSE UNA

COMIDA.

Enviado por Silvia Loustau 

 

                                                                                                        POESÍA JAPONESA

POESÍA JAPONESA

 

La literatura en Japón nace tardíamente, hacia el siglo VI d.C., claramente influenciada por la china. En ella predomina la delicada sensibilidad, y en sus orígenes se plasmaba en una estrofa llamada "tanka" (corto) de 31 sílabas repartidas en cinco versos, que con el tiempo se transformará en otra denominada "haikai" (más corto), de 17 sílabas contenidas en tres versos. Matsuo Bashô (1644-1694) es la gran figura del haiku y se le considera el poeta más grande de la historia de Japón. A su muerte, un grupo de poetas llamado Los Diez Filósofos se encargan de mantener su llama, enseñando a muchos poetas jóvenes. Otros poetas clásicos son Onitsura (1660-1738), Chiyo (1701-1775), considerada la mayor poetisa de haiku de Japón y discípula de uno de los 10 filósofos, Yosa Buson (1716-1783), que creó una escuela propia, y Issa Kobayashi (1762-1826), que no tuvo maestros ni discípulos y se caracterizó por realizar haikus a las cosas más insignificantes de la naturaleza, como insectos, ranas o caracoles. A finales del siglo XIX, la apertura de Japón al mundo supuso un cambio en su literatura, considerándose a Shiki Masaoka (1867-1902) como el gran renovador de la poesía japonesa.  

 

Fuiujiko Kitagawa

Japón

Una máquina

 

Las paredes de mi corazón
Están hechas de acero,
No vaya a ser que la sangre
se escape como el vapor.
Cualquier mujer que rompa esta pared
será quemada como un pájaro
bañado en su propia sangre.
 

 

Etsuro Sakamoto

Subway

 

Todos los días comparto un ataúd
con los extraños.
Clavando de prisa
mi propio ataúd,
me dirijo a la ciudad
para ser enterrado vivo.
 

 

Koíchi Kijara

Hacia allá

 

¿De dónde vienes?

-Desde una piedra ciega,
del interior del capullo de una rosa

¿Dónde estás ahora?

-Frente a un espejo
que refleja aquellos que van a morir
y aquellos que van a nacer

¿A dónde vas?
-A un sitio
donde las alas de los pájaros no pueden llegar,
donde los peces del mar no pueden vivir
 

 

Shigueyi Tsuboi

El fruto

 

De muy lejos viene esta tormenta
que disipa el último calor del verano.
Un azul ultraterreno
nos llega a través del firmamento
mientras el nuevo espíritu
se prepara en nosotros.

Presuroso madura el fruto
y, cuando viene la noche,
zumban los insectos como si se tratara de una fiesta
o como si estuvieran orando.
Mientras el tiempo se amontona sobre el tiempo,
giran en lo alto las estrellas
y el movimiento de los cuerpos celestes
encuentra eco en mi sangre.
Un fruto madura lentamente en mi corazón.
Yo no conozco su dulzura,
sólo sé cuán dura y amarga es su semilla.
 

 

Iaso Saiyo

Junto al mar

 

Las estrellas son siete,
los dorados faros nueve;
innumerables las ostras blancas
tras de las rocas,
pero mi solitario empeño
es solo uno.
 

Tomado de Poesía Japonesa Contemporánea. Editado por Carlos Dupuy, bajo los auspicios de la Universidad de los Andes y de la Embajada de Japón en Bogotá, 1965.

 

haikus en la isla

haikus en la isla

 

Leve es la primavera:
sólo un viento que va
de árbol en árbol

ARÖ

 

Cuando la voz del remo bate el mar
se hielan mis entrañas
de noche. Lágrimas.
BASHO

 

Noche marina:
la voz del pato
es vagamente blanca.
BASHO 

 

Yo que me voy,
y tú que te quedas,
son dos otoños

SHIKI

 

Niebla del monte.
Guardas del templo tocan
sus caracolas.
TAIGUI

 

Bajo un mismo techo
durmieron las cortesanas,
la luna y el trébol.
BASHO

 

El dulce aroma,
¿de qué flores vendrá?
Bosque estival.
TAIGUI

 

Todos los años
sufro distinto al ver
irse la primavera.
GUEKKIO

 

Blanco rocío.
Cada púa en la zarza
tiene una gota

BUSON

 

Viento de otoño.
Un mendigo me mira,
comparativo.
ISSA

 

 

Fábula China                                                                Fábula China  

 

Se cuenta que allá para el año 250 A.C., en la China antigua, un príncipe de la región norte del país estaba por ser coronado emperador, pero de acuerdo con la ley, él debía casarse. Sabiendo esto, él decidió hacer una competencia entre las muchachas de la corte para ver quién sería digna de su propuesta. Al día siguiente, el príncipe anunció que recibiría en una celebración especial a todas las pretendientes y lanzaría un desafío.  

Una anciana que servía en el palacio hacía muchos años, escuchó los comentarios sobre los preparativos. Sintió una leve tristeza porque sabía que su joven hija tenía un sentimiento profundo de amor por el príncipe. Al llegar a la casa y contar los hechos a la joven, se asombró al saber que ella quería ir a la celebración. Sin poder creerlo le preguntó: "¿Hija mía, que vas a hacer allá? Todas las muchachas más bellas y ricas de la corte estarán allí. Sácate esa idea ins ensata de la cabeza. Sé que debes estar sufriendo, pero no hagas que el sufrimiento se vuelva locura" Y la hija respondió: "No, querida madre, no estoy sufriendo y tampoco estoy loca. Yo sé que jamás seré escogida, pero es mi oportunidad de estar por lo menos por algunos momentos cerca del príncipe. Esto me hará feliz"  

 

Por la noche la joven llegó al palacio. Allí estaban todas las muchachas más bellas, con las más bellas ropas, con las más bellas joyas y con las más determinadas intenciones. Entonces, finalmente, el príncipe anunció el desafío: "Daré a cada una de ustedes una semilla. Aquella que me traiga la flor más bella dentro de seis meses será escogida por mí, esposa y futura emperatriz de China"  

 

La propuesta del príncipe seguía las tradiciones de aquel pueblo, que valoraba mucho la especialidad de cultivar algo, sean: costumbres, amistades, relaciones, etc. El tiempo pasó y la dulce joven, como no tenía mucha habilidad en las artes de la jardine ría, cuidaba con mucha paciencia y ternura de su semilla, pues sabía que si la belleza de la flor surgía como su amor, no tendría que preocuparse con el resultado. Pasaron tres meses y nada brotó. La joven intentó todos los métodos que conocía pero nada había nacido. Día tras día veía más lejos su sueño, pero su amor era más profundo. Por fin, pasaron los seis meses y nada había brotado. Consciente de su esfuerzo y dedicación la muchacha le comunicó a su madre que sin importar las circunstancias ella regresaría al palacio en la fecha y hora acordadas sólo para estar cerca del príncipe por unos momentos.   En la hora señalada estaba allí, con su vaso vacío. Todas las otras pretendientes tenían una flor, cada una más bella que la otra, de las más variadas formas y colores. Ella estaba admirada. Nunca había visto una escena tan bella. Finalmente, llegó el momento esperado y el príncipe observó a cada una de las pretendientes con mucho cuidado y atención. Después de pasar p or todas, una a una, anunció su resultado. Aquella bella joven con su vaso vacío sería su futura esposa. Todos los presentes tuvieron las más inesperadas reacciones. Nadie entendía por qué él había escogido justamente a aquella que no había cultivado nada. Entonces, con calma el príncipe explicó: "Esta fue la única que cultivó la flor que la hizo digna de convertirse en emperatriz: la flor de la honestidad. Todas las semillas que entregué eran estériles"   

Escuela Tántrica Sivaíta de Madrid

 

Destino

Durante una batalla, un general japonés decidió atacar aún cuando su ejército era muy inferior en número. Estaba confiado que ganaría, pero sus hombres estaban llenos de duda. Camino a la batalla, se detuvieron en una capilla. Después de rezar con sus hombres, el general sacó una moneda y dijo, "Ahora tiraré esta moneda. Si es cara, ganaremos. Se es cruz, perderemos. El destino se revelará".
Tiró la moneda en el aire y todos miraron atentos como aterrizaba. Era cara. Los soldados estaban tan contentos y confiados que atacaron vigorosamente al enemigo y consiguieron la victoria. Después de la batalla, un teniente le dijo el general,
"Nadie puede cambiar el destino".
"Es verdad", contestó el general mientras mostraba la moneda al teniente, que tenía cara en ambos lados. 

Enviado por Swami Kurmarajadasa

 

 

Li Bai

Siglo XVII:(701-762)

El que vive es un viajero en tránsito

 

El que vive es un viajero en tránsito,

el que muere es un hombre que torna a su morada,

Un proyecto muy breve entre el cielo y la tierra

¿Ahimé! y ya no somos más que el viejo polvo de los diez mil siglos.

 

El conejo en la luna busca en vano el elixir de la vida

Fu Sang, el árbol de la inmortalidad,

se ha desmoronado en un montón de leña. 

 

El hombre muere, sus blancos huesos enmudecen

cuando los verdes pinos sienten el retorno de la primavera.

Miro hacia atrás y suspiro; miro hacia adelante y suspiro

¡Hay algo sólido en la vaporosa gloria de la vida? 

Colaboración de: Licenciada Nilda Edith Hoffmann Aitala de Iriarte, Escritora argentina.-Licenciada en letras. Vive en Olavarría-Provincia de Buenos Aires. Autora de: Las voces del espíritu, Un lugar hallado, Cuentos para Gerónimo, Capullito de sda-Cuentos para Eugenita. En esta poesía Li Bai toma la naturaleza como vehículo para expresar,el misterio metafísico del esplendor renovado de la vida y la fugacidad del hombre individual

 

 

Matsuo Bashö (1644-1694)

considerado el mayor poeta de haiku. Nació y se educó como samurai.

Primavera 

 

Un leve instante
se retrasa sobre las flores
el claro de luna

 

Por todas partes
se precipitan las flores
sobre el agua del lago 

Brisa ligera
apenas tiembla
la sombra de la glicina
 

El crisantemo blanco
el ojo no encuentra
la menor impureza   

Al olor del ciruelo
surge el sol
sobre el sendero de montaña 

POESÍA CHINA

POESÍA CHINA

 

La muestra más antigua de poesía china es el Shih Ching, una antología de poemas de la dinastía Chou, que remonta sus orígenes al siglo XVIII a.C.. Se cree que entre los años 1.122 a 570 a.C. existieron unos 3.000 poemas y fue el gran maestro Confucio quien, en el siglo V a.C., compiló las 305 piezas que conforman el libro para utilizarlas como texto de su enseñanza para las élites, insistiendo en la teoría de guardar el corazón recto. Se trata de poemas de contenido extenso y de expresión espontánea, simple e íntima que refleja los sentimientos de la gente corriente, y cuya influencia llega hasta la actualidad.

Durante la dinastía Han (206 a.C. – 221 d.C.) hay que destacar al Emperador Wu, célebre por sus campañas en el centro de Asia, por su poesía y por su protección de las artes y las letras. La dinastía Tang (618-960) está considerada como la Edad de Oro de la poesía china. De ella se conservan alrededor de 50.000 poemas de una gran cantidad de poetas como Wang Wei, Tu Fu y, sobre todos ellos, la figura mítica de Li Po, considerado el poeta más grande de China. Posteriormente cabe mencionar a Wan Nan Che y Li Ts’ing Chao, de la dinastía Song (960-1279) y a Kao Ki y Wu Seu-Tao de la dinastía Yuan. 

 

Wang Wei (699-761)

Escrito al cruzar el Río Amarillo
en dirección de Qing-he
 

 

El barco se hizo a la vela en el gran río;
sus henchidas aguas se dilatan hasta el borde
del cielo,
El cielo y las olas abruptamente se separan:

son los miles de casas de la capital del distrito.
Más adelante, puedo ver el mercado
y vislumbro apenas la morera y el cáñamo.
Me vuelvo para contemplar el terruño:
el inmenso torrente alcanza las nubes.  

 

Tu Fu (712-770)

La ascensión 

 

En el vendaval, bajo el alto cielo, los simios aúllan
su tristeza;
Sobre el islote límpido de arenas claras, un pájaro
con su vuelo traza un círculo.
Muy lejos, los árboles dejan caer sus hojas
que silban al viento;
El Gran Río, sin tregua, arrastra hasta mí sus olas.
A mil estadios de los míos, me inclino a sollozar
sobre el otoño, y el exilio me parece eterno;
Toda mi vida he padecido enfermedades; apenas
ahora subo a esta terraza.
Tengo más pesares y tormentos que cabellos sobre
mis encanecidas sienes;
Humillado, bueno para nada, he renunciado
a las copas de vino turbio.   

 

Tu Fu

China

Tristeza del pasado

 

Gimen los monos en la oscura selva
bajo el azote cruel de la borrasca;
y sobre el agua azul y arena clara
torna a su nido el ave en la pradera.
En su zig-zag las hojas desprendidas
rinden sumisas sus precarias vidas.
Yo digo adiós, tendido en la ribera,
al río que huye hacia la mar lejana.
De tres mil lis doliente peregrino
subo cansado la inminente cuesta.
Los años de penar sobre mi espalda
blanquean ya mi frente con su escarcha.
Polvo sutil de penas y de olvido
ya corona la copa de mi vino...  

 

Zhao Yi (1727-1814)

Poemas sobre mi morada
en el último Pico III

 

Un visitante acudió a mi puerta
para ofrecerme dinero por un texto.
Me pidió escribir la inscripción de una lápida
e insistió en que la hiciera encomiosa:
en la vida política, todo un Gong Sui o un Huang Ba;
en la erudición, un Zheng o un Zhu Xi.
Creí que sería algo divertido,
así que me ajusté a sus requerimientos.
Confeccioné una pieza llena de frases bonitas,
¡y he aquí a un genuino caballero!
Cotejé mi escrito con lo que él realmente había hecho,
y no valía ni una onza de las diez libras que me
había pagado.
Supongo que mi escrito será recordado:
¿quién podrá decir si el hombre era un tonto o un sabio?
Y tal vez me citen como prueba,
para que mi escrito se transcriba en los anales
históricos.
Ahora comprendo que en las historias de los antiguos
la mayor parte es pura vanagloria.    

 

Shu Ting

La línea de producción

 

Noche tras noche,
la línea de producción del tiempo.
Luego del trabajo,
nos acercamos a casa
cuando las estrellas se reúnen para cruzar el cielo.
Por encima de una línea de árboles jóvenes.
Las estrellas deben estar exhaustas
luego de milenios
y sin cambios en su itinerario,
y la plenitud, el color,
de los árboles anémicos
maltrechos por el humo de la hulla.  

 

Mo Mo

Dedos delatores

 

Por la noche extiendo
los resplandecientes dedos de las manos, que apuntan
en dirección de las rosas, mi cabeza se inclina
en silencio
a lo floreciente, a lo marchito,
y estos tersos dedos apuntan
en dirección de las olas, mi cabeza se inclina en silencio
a la calma
de los dedos helados que apuntan
en dirección del risco, mi cabeza se inclina en silencio
a quienes permanecen
Me deslizo dentro de los guijarros del manantial
Mi pelo ha crecido como trigo, pero no puede cosecharse.

En las noches extiendo
los dedos callosos de las manos, que apuntan
en dirección del lenguaje, mi cabeza se inclina en silencio
a los delgados dedos que hablan,
que escuchan, que apuntan
en dirección de un milagro, mi cabeza se inclina en silencio
a los existentes, no existentes
dedos torcidos que apuntan
en dirección de un sueño, mi cabeza se inclina en silencio
sobre hermosas escenas y pesadillas
En las noches, sueño que me arrojan a un matadero
La Muerte no es un secreto sino un atisbo

El alba ha llegado, los dedos todavía apuntan
en dirección de un canto
que alguna vez canté, pero ahora he perdido mi voz
El sol se ha elevado, los dedos firmes apuntan
en dirección de mi Madre
Ahí nací, pero ahora la deriva me empuja cada vez
más lejos
El sol me ciega, los dedos temblorosos
apuntan en dirección de una ciudad
que celebra mi propio funeral
como si se tratara de un títere
que no da muestras de vida a menos que una mano tire
de sus hilos
Mi rostro está manchado de lágrimas, no puedo ver
adónde apunta el último dedo
Si apunta hacia mi imaginación
entonces es la dirección del tiempo
que también es tu dirección
Después que alguien dijera que el agua corría muy rápido
llegaste a provocar un torbellino
para ahogarme, para estrangularme
y luego, de pronto, apuntaste con tu dedo
en dirección del vacío

 

Anónimo
Siglo I

Agua

 

Me asomé al río Yang-T`se, me seducía la transparencia de sus aguas y las quise aprisionar entre mis manos pero me fue imposible.

Hoy, admirando tu belleza, quise, amante, aprisionarla con mi cariño, pero se me fue, como el agua 

 

Ch`en-Ling
Siglo III

Mi Traje

 

Mi traje e de la época en que vivía un rey de la dinastía Tching. Se lo pusieron tantas bellas mujeres para danzar que sus pliegues conservan una sinuosidad armoniosa. Lo han acariciado tantas brisas que mi traje es diáfano como el ala de una mariposa. 

 

Fu Yuan
Siglo III

Confusiones

 

Un trueno impreciso turba mi corazón. Me inclino para escucharlo. No es el ruido de su coche

 

Wang Wei
Siglo VIII

Nostalgias

 

Tú que vienes de mi país natal debes saber muchas cosas: Cuando partiste, ¿el ciruelo había florecido delante de mi ventana? 

 

Pai Chu Yi
Siglo VIII / IX

La Vida

 

El pino muere a los mil años, la flor del hibisco no dura un día. Ambos se hunden en la nada. ¿Por qué envanecernos de nuestros meses y de nuestros años?

P´eng Tsu prolongó su muerte; pero murió al fin como nosotros. Más vale aprender a no nacer, no nacer es asimismo no desaparecer. 

 

Nieh Yi Chung
Siglo IX

El Labrador

 

El padre trabaja los campos de la llanura, el hijo rompe la tierra al pie de la montaña. Es la sexta luna, el arroz no madura todavía, pero ya están preparando los graneros oficiales. 

 

Liu Tsung-Yüan

Río nevado

 
Un centenar de colinas
y ningún pájaro;
Un millar de sendas
sin una huella;
Una barca solitaria;
una cobertura de bambú.
En el frío río nevado
un viejecito pescando.

Poesía china de la Dinastía T'ang (618-906) 

 

Ch'iu Wel

En busca del ermitaño de la colina occidental

 
Sobre la distante cima del monte hay una cabaña;
Un sendero serpentea treinta li (1) hacia lo alto;
Llamo a la puerta pero ningún criado responde;
Echo una ojeada y sólo veo una mesa y un banco.
Quizá fuiste de paseo en tu silla de manos,
O estarás pescando en las aguas otoñales.
Como golondrinas que girasen y se sumergieran
pasamos sin toparnos.
Con propósito firme permanezco
mirando fijamente al cielo.
La hierba se ha vigorizado con la lluvia reciente.
Al atardecer, junto a tu ventana 
suspira el viento en los pinos.
Al detenerme allá me siento pleno de paz y tranquilidad.
La escena y el sonido aguzan el ojo y el oído;
Aunque no hay huésped ni anfitrión
He captado el significado de tu filosofía.
Cuando el éxtasis se hubo extinguido
descendí de la montaña.
¿Para qué habría de aguardar tu llegada? 
(1) Medida itineraria china equivalente a 577 metros aproximadamente

Poesía china de la Dinastía T'ang (618-906) 

 

Huan Chien Chu
Siglo XX

La Flor de Durazno

 

Parece una bella pintada de rojo; ebria, se balancea al viento primaveral, sonriendo a las verdes aguas. Se irrita con el poeta que se burla de su triste suerte; después de su caída, las ramas ¿no se llenarán de frutos?

 

 

Dashdordzhiin Natsagdordzh      

Mongolia, 1906-1937

Primera nieve

Primer mes de invierno y el frío ya empezando,
Los ancianos el fuego encienden y la yurta calientan.
Al sur sobre los montes la ventisca en copos revoloteando,
Los jóvenes y las jóvenes se emocionan y se piensan.

Después de escudarse contra la luz primera, después de tirar y tirar la nueva nieve
En el alma de cada cual la misma imagen entra.
En la nieve vuelta y vuelta a tirar de las rumiaduras las botas se oyen pegajosas
Un canto que murmuran el día encapotado alegra.

La helada que aprieta, la nieve que cae cada vez aún más,
La sangre del joven bulle y el viento frío anhela.
Las seis Pléyades sobre las cumbres brillan, el candil al lado apenas esplende,
El espejo del corazón en el pecho deslumbra, en la puerta del vecino acierta.
 

traducción al español de Ariel Laurencio- tomado de: http://laurencio.webz.cz/trad/nu.htm 

 

Ho Xuan Huong      

poetisa vietnamita de mediados del siglo XIX

Mujer que duerme de día 

El verano, fresco rosa, rechaza el viento frío.
La mujer se echa sin más, el sueño es penetrante.
El peine de bambú le cuelga flojo del pelo.
El sostén róseo se le ha corrido muy abajo, se ha abierto.
Estos dos montecillos de la Rosa el rocío aún retienen.
En el canal del Pérsico, de la fuente aún nada brota.
El caballero la contempla, y de irse no acaba.
Marcharse le cuesta, quedarse no debe. 

traducción al español de Ariel Laurencio- tomado de: http://laurencio.webz.cz/trad/nu.htm

 

 

POETAS DE VIET NAM

del feudalismo a la revolución 

Cuando se habla de Viet Nam, generalmente es para referirse a la guerra que enfrentó a esta nación con los Estados Unidos durante cerca de diez años y que tanto repudio causó, sobre todo, entre miles de jóvenes de los cinco continentes. Pero Viet Nam es mucho más que eso. Es, en el campo de la literatura, uno de los países con mayor tradición poética en el Asia y también en el mundo, la que está fuertemente vinculada a su historia e identidad cultural, así como también a su espíritu libertario. Por lo tanto, rescatar parte de esa tradición –aunque sea de manera muy sintética- y ponerla al alcance de los lectores nos parece que salda una deuda importante con aquel pueblo, sobre todo en nuestro país, donde los poetas de Viet Nam son prácticamente desconocidos.

Antes de pasar a los poetas, vale decir algo respecto al idioma. El vietnamita es una lengua monosilábica y politonal de gran riqueza rítmica y conceptual que combina una amplia variedad de sonidos y tonos. Por ejemplo, cada sílaba puede pronunciarse en seis tonos diferentes, ya sean estos duros o llanos, lo que define fundamentalmente la musicalidad de los versos. La variación de un tono puede reflejar un estado de ánimo con gran precisión. Por estas características del idioma Viet Nam posee una rica tradición oral que incluye proverbios, relatos y leyendas en verso que antecedieron a la poesía escrita.

En la poesía vietnamita se puede captar claramente una fusión entre la poesía popular y la culta, lo que ha sido clave en su desarrollo. Es importante destacar también que muchos poetas escribieron en chino, lo que significó un aporte importante a la poesía clásica china respecto a estructuras e imágenes. Es característico, además, que durante parte importante de su historia muchos de sus poetas pertenecieron a diferentes dinastías de gobernantes o estuvieron ligados a poderosos emperadores a los cuales sirvieron tanto en la guerra como en asuntos de estado, ya fuera en funciones administrativas o diplomáticas.

Ya en el siglo X nos encontramos con poetas como Ngo Chan Luu, sabio conocedor de la doctrina del Thien (meditación), lo que se refleja en algunos de sus poemas como es el caso del llamado "La madera y el fuego", una especie de canto o rezo búdico: "En la madera está en esencia el fuego/ y a veces renacer puede lograr/ ¿Por qué decir que el fuego no está en ella/ si al horadarla el fuego brotará?". Entrado el siglo XI, durante la dinastía de los Ly surge la primera mujer de letras de Viet Nam: Dieu Nhan, siendo célebre su poema titulado "Nacimiento, vejez, enfermedad y muerte", que son las cuatro desdichas del ser humano según el budismo, y que plantea que una vez liberado de éstas se puede lograr la felicidad suprema. Dice parte del texto: "Quien se halla en ceguedad invoca a Buda,/ quien se halla en confusión invoca al Dhyana (1)./ Si no invoca ni al Dhyana ni a Buda/ mudo estará, pues son inútiles las palabras". De este período son también los poetas Ly Thuong Kiet y Khong Lo.

Entre los siglos XIII y XV destacan poetas ligados a las dinastías de los Tran y de los Ho, entre ellos Tran Thai Tong, primer soberano de la dinastía y poeta muy ligado al estudio de las enseñanzas de Buda, dice parte de uno de sus poemas: "Bate el viento en la puerta que sombrean/ los pinos, la luna alumbra el patio." (...) "En derredor ¡cuántos placeres/ que el mundo ignora!/ Y el bonzo (2) los disfruta/ hasta la aurora en la montaña". Importantísimo y célebre fue Tran Quoc Tuan, poeta y encargado de comandar las tropas que derrotaron a los mongoles definitivamente en 1287 en la frontera norte del país. Es considerado un héroe nacional. De su producción entregamos un fragmento de su famoso escrito "Arenga a los oficiales y soldados": "Os digo francamente: tened conciencia del peligro como si vosotros/ mismos estuvierais acostados sobre un montón de ramas secas cercanas al fuego./ Sed vigilantes, inclusive aunque sea necesario hacer como quien fuera/ escaldado una vez por una sopa hirviente y desde entonces sopla sobre los fiambres./ Adiestrad a vuestros soldados y practicad personalmente el arte del arco./ Que cada hombre sea el parigual de Bang Mong (3)". En esta época también destacaron Pham Ngu Lao y Mac Dinh Chi, vates de gran compenetración con la naturaleza. Un texto de éste último, expresa: "La golondrina de los campos/ acompaña una nube viajera./ El fuego de los sampanes pesqueros/ relumbra en la bahía./ En la ribera opuesta/ resuena la canción del leñador.".

Interesante es también la obra de Tran Nguyen Dan, en cuyo trabajo se muestran ciertos aspectos del estado de decadencia social a fines de la dinastía Tran, el poeta se pregunta: "¿De qué puede servir haber leído/ más de treinta mil libros/ cuando encanece ya el cabello/ y se es indigno del amor del pueblo?".

En los siglos XV al XVII que corresponde al primer período de los Le, podemos encontrar algunos de los más importantes exponentes de la poesía vietnamita. Tal es el caso de Nguyen Trai, uno de los grandes personajes históricos y literarios. Famoso es su poema "Proclamación de la victoria sobre los Ngo (4)". Hay que destacar que sus poemas escritos en nom (5) son las primeras obras importantes, en lengua vernácula, que se conservan. Tras la muerte prematura del rey Le Thai fue acusado por sus enemigos de regicidio –envidiosos de su talento y rectitud- siendo ejecutado junto a su familia en 1442. Su memoria fue rehabilitada veinte años después. Parte de su celebrada Proclamación, dice: "De nuestra tierra desaparecieron/ las virtudes de humanidad y de justicia./ Impuestos y contribuciones/ vaciaron nuestros lagos y montañas." (...) "Dejábamos en nuestro carro/ lugar para acoger a los amigos/ cuyas sombras perdíanse en la bruma" (...) "Hemos vestido la coraza y hemos/ ganado la victoria por mil años". En otro poema titulado "Desembocadura cerrada", canta lo siguiente: "Innúmeras estacas se enfrentan a las olas,/ las cadenas, en vano, quieren cerrar el río./ Después del naufragio se sabe/ que las aguas son iguales al pueblo./ Por muy accidentado que el terreno/ sea no puede, solo, frente al enemigo.".

Otra poeta de gran talento fue Ngo Chi Lan, esposa de Phu Thuc Hoanh conocido letrado de la época. Se le atribuye el popular canto "El poema de las cuatro estaciones". Importante fue también Nguyen Binh Khiem, hombre de gran cultura confuciana y taoísta que además contó con numerosos discípulos. De su obra rescatamos estos versos: "Débil o fuerte, cada cual vive a su modo./ Tal sabor, que da placer al gusto,/ no es necesariamente dulce".

Ya en el siglo XVIII, durante el segundo período de los Le posteriores, tenemos poetas como Nguyen Cu Trinh, Dang Tran Con y Doan Thi Diem. Del primero, famoso es su poema "Diálogo entre el bonzo y la bonza". Por su parte, Dang Tran Con fue autor de "Quejas de una mujer cuyo marido partió a la guerra", texto escrito en versos chinos y que luego fue traducido notablemente por la poetisa Doan Thi Diem, que además es autora de poemas y leyendas de gran nivel, lo que le significó un merecido reconocimiento. Dice parte de aquel hermoso poema: "De los clarines queda sólo un eco lejano,/ las banderas ya forman sólo una línea ondeante./ Y mi esposo ha seguido el camino a las nubes,/ mirando hacia las sierras yo adivino sus pasos./ Mi corazón se oprime al pensar en mi hogar".

A contar del siglo XIX se desarrolla un intenso período poético en Viet Nam. En esta época, marcada por la dinastía de los Tay Son y el advenimiento de los Nguyen, hallamos algunos de los poetas de mayor magnitud y trascendencia, como es el caso de Ho Xuan Huong y Nguyen Du. Xuan fue una autora de gran popularidad cuyos poemas son considerados entre lo más selecto de la poesía vietnamita. Destacó, además, por su posición contraria a la ortodoxia confuciana que la llevó a mantener posturas bastantes radicales con respecto a la sociedad que le tocó vivir. Un fragmento de su poema "El columpio", de marcado erotismo, dice: "Cuatro piernas de pantalones/ rosados chasquean al viento,/ y dos pares de muslos blanquecinos/ se extienden paralelamente./ ¿Saben acaso aquellos que practican/ estos juegos primaverales/ que una vez retirados los postes/ los huecos quedan en el abandono?". Nguyen Du (1765-1820), por su parte, es considerado por la mayoría como el más grande de los poetas vietnamitas. Su obra Kieu –o historia de Kim Van Kieu- se considera entre los grandes escritos literarios de todos los tiempos. Una historia de amor y desamor que involucra conceptos éticos y sociales además de un fuerte requisitorio contra el feudalismo y sus atrocidades. Es también todo un aporte al desarrollo del nom. Cito un pequeño fragmento: "La brisa de la noche su pena fustigaba y el viento/ hacía crujir burlonamente los rosales/ fingiendo músicas lejanas." (...) "¿A quién culpar después de nuestros actos?/ No nos apresuremos a desgajar la rama/ quebradiza del sauce y a arrancar las tiernas flores primaverales./ Un día a vuestro amor responderá mi amor". Otro poema notable de este autor es el titulado "Llamado a las almas errantes", un texto de gran fuerza interior, basado en antiguas leyendas vietnamitas sobre el padecimiento de las almas tras la muerte. Nguyen Du dejó también una vasta obra escrita en chino clásico.

Durante el siglo XIX está la presencia de autores como Nguyen Cong Tru, Vu Quoc Tran y Cao Ba Quat. En la poesía vietnamita lo popular también juega un papel importante, sobre todo una serie de romances populares, en su inmensa mayoría, de carácter anónimo, que han mantenido intensa influencia en la literatura de esta nación. De estos poemas anónimos resalta el llamado "La querella de los seis animales domésticos", que se refiere a los principales animales domesticados por los vietnamitas: el búfalo, el perro, el caballo, la cabra, el gallo y el cerdo, los cuales se entrampan en una discusión acerca de sus virtudes.

A partir de 1958 la poesía de Viet Nam está marcada por un fuerte sentimiento patriótico producto de la invasión de los franceses, que se comienza a consolidar al año siguiente. De esta etapa son los poetas Nguyen Dinh Chieu, Pham Van Tri y Nguyen Huu Huan que escribió un texto llamado "En el exilio": "Y cuando pienso en la patria/ tan lejana, tan lejana, el dolor ahoga mis versos/ que se levantan por ella". Uno de los poemas más populares de la época es anónimo y se llama "El soplo de la rectitud". Data de poco antes que los franceses tomaran Hanoi por segunda vez (1882) y en él se canta al heroísmo del gobernador Hoang Dieu y se fustiga a los traidores y cobardes. Dice un fragmento: "Se concierta un común fondo/ y en él vierte cada cual/ lo suyo, por dignamente/ celebrar su funeral. ¡Dolor! ¡Angustia! Delante/ de la vencida ciudad,/ hierbas y flores se agitan/ y marchitándose están". Otro poeta muy influyente y de contenido predominantemente satírico en su obra fue Tran Te Xuong. Posteriormente tenemos el inicio de la poesía moderna vietnamita entre los años 1900 y 1930. En 1907 fue fundada la Escuela de la Justa Causa, siendo clausurada a los nueve meses de su inicio debido a sus posturas progresistas y su rechazo a la administración colonial. Aunque, a pesar de su corta vida, sus planteamientos tuvieron fuerte eco en el futuro.

Desde la década del treinta surgen importantes poetas revolucionarios que participan en la lucha por liberar el país. Xuan Thy, Tran Huy Lieu y Ho Chi Minh se cuentan entre ellos. El primero escribió: "Encadenándolo de pies y manos/ se puede detener a un hombre,/ pero a su libre pensamiento no.". Ho Chi Minh llegó a ser jefe de gobierno tras proclamar la independencia de su nación y su obra poética es una de las más importantes y populares de Viet Nam, sobre todo su "Diario de prisión", del que tomamos este breve y bello poema, que de una u otra manera representa el espíritu inquebrantable de su autor y los demás revolucionarios vietnamitas: "¿Qué hacer en la prisión, sin bebida ni flores,/ en noche tan radiante, luminosa y serena?/ Mira el hombre a la luna que esplendorosa asciende./ La luna mira al poeta, a través de las rejas". En otra composición llamada "En camino", dice: "Una cuerda amarraron a mis piernas y los brazos me ataron./ Pero el suave perfume de las flores y el canto de los pájaros,/ desde el bosque me llegan. ¿Cómo impedir que esta dicha/ me acompañará? Ahora, ni es tan largo el camino, ni estoy solo.". Otros vates de primer nivel fueron To Huu y Huy Can.

Luego del triunfo de la revolución de agosto de 1945 nos encontramos con nombres como los de Che Lan Vien, Nguyen Dinh Thi, Hai Le, Tran Huu Thung y Thanh Hai. Autores que prácticamente comenzaron a escribir después de agosto de 1945 y durante lo que se llamó la primera resistencia, etapa que corresponde al intento francés de restablecer su dominio sobre Viet Nam. Interesante es un poema de Che Lan Vien que también le tocó sufrir la agresión estadounidense y destaca por su irónica analogía: "Hamlet, si tú vivieras en Viet Nam no sostendrías en tus manos/ una calavera./ A Nixon no le gusta este seso filosófico,/ en sus designios de exterminación total/ no se contenta con dejar sin destruir hasta los huesos de los/ dedos".

En 1954 tras destruir -el general Giap- el ejército francés en Dien Bien Phu, el país quedó dividido en Norte y Sur por el paralelo 17 producto de los acuerdos de Ginebra. La llamada generación de los que comienzan a escribir a partir de lo que se denominó la segunda resistencia cuenta entre sus nombres a poetas como Bang Viet y Tran Dang Khoa. Desde alrededor de 1956 los Estados Unidos comienzan a ejercer su poder de manera solapada en Viet Nam del Sur hasta hacerse evidente al instigar una guerra contra los norvietnamitas, guerra en la que luego participó enviando miles de tropas, las que fueron derrotadas por los revolucionarios definitivamente en 1975 cuando claudicó el ejercitó survietnamita, aunque ya los estadounidenses habían firmado la paz en enero de 1973, en París, reconociendo la derrota. Se podría decir que el pueblo de Viet Nam, junto a sus poetas, habían logrado, por fin, la liberación definitiva de su territorio, liberación por la que lucharon durante siglos. Un triunfo que bien reflejan estos versos de Bang Viet: "Los tejidos de color sombrío guardan un poco el alma de/ lo antiguo./ Tú naciste -¿y desde cuándo se te ha dado el calor?/ Aún tú no lo sabes, pero ya la primavera se extiende en/ todas partes,/ la ciudad se abre para ti. Todas/ las avenidas cumplen un año el día de tu cumpleaños.".

 

ALEJANDRO LAVQUEN

NOTAS

(1) Dhyana: del sáncrito. De dhia: pensar, meditar.

(2) Bonzo: sacerdote budista.

(3) Bang Mong: afamado arquero de la mitología china.

(4) Ngo: nombre genérico que se usaba para designar a los invasores.

(5) Nom: lengua nacional 

Fuente: http://lavquen.tripod.cl/poetasdevietnam.htm

 

 

Na-Ong Jye-Gun

Corea del Sur  (1320-1376) 

Rompo el vacío para sacar huesos
y en medio de una estrella tomo una siesta.
Si me preguntan por el blasón de mi casa,
ahí no habrá nada en particular
 

Yong-Tae Min

Corea del Sur

Zapatos

Fragm.


Yo era también un pájaro.
Al principio un pez, después
un pájaro
caído en la tierra
con las alas desplumadas:
zapatos
Por eso los zapatos no conocen
el cielo.

 

Chang Soo Ko

Corea del Sur, 1934


No he venido aquí por sus melodías
o por su profunda lógica;
no por el dedo que señala presuntuosamente a la luna
sino por algunos fulgores de luz que vienen de afuera de la historia.
No la voz articulada
sino un silencio ominoso
una pausa, no la repetición.
He venido aquí por una revuelta de las cosas familiares
no la pareja completa que baila junta.
Quiero alguna violencia que destruya su compostura.
Lo que pudo haber sido es lo que más me atormenta.
En alguna parte, entre la acción y la ilusión,
donde la cuchilla de la espada destruye nuestra imaginación
permanece la poesía
aunque los sonidos se carcoman.
Donde nuestra metáfora sobreviva a la extinción
dejadme meditar y cultivar la mía.
Dejadme preferir una descomposición tranquila de la imagen.
Mis oídos están abiertos a otras voces
más aquellas nunca oídas.
Dejad que arda la leña en mis metáforas embriagadas.
Se que la poesía viene
cuando la suelto de mi mano hacia mi realidad.
Así necesite más encasillamientos en el cosmos

 

Tulasi Diwasa

Nepal
El viejo día


Desde el inmenso extenso verde país de mi mente
Hasta las hileras de las ascendientes colinas azules del pensamiento
Con la creciente obscura sombra del árbol del tiempo
Cada siguiente tarde
Me pregunto
Cómo suben los viejos días la colina
Hoy en día con un bastón
Pasando por el blanco bosque
De cano cabello y barba de tiempo;
Y coleccionando las amarillas rayas del sol
Esparcidas por los valles de las montañas y las desnudas colinas
¿Por qué ofrece él las rojas flores de su fe
Al santuario de una diosa de montaña?

Aún otra roca más
De nuevo hasta al montón de rocas
Recogiendo el mismo sol rojo en vez de
No encontrar de nuevo ni un fragmento de roca
¿Por qué desciende él
La creciente cuesta de la obscuridad?

Y yendo alrededor de la blanca montaña de roca de cristal
Coleccionando cosas invendidas en la criba de la bandeja del sol
Cerrando las puertas del almacén de la luz solar
Alrededor de las curvas de las autopistas
Donde el tiempo camina lentamente a pie
Cuando la luz, ahora sucia
Siendo atrapada en la red de la obscuridad
Empieza a gatear lentamente
Desvaneciéndose por debajo de la farola.

Encendiendo una mecha fina
En la pequeña hoja - bandeja de la mente, un poco
En el encogido pequeño lóbrego cielo
En mi propio pecho

Buscando algo y aún no llegando a ninguna parte
En algún sitio allá en el cielo azul,
Calles, vías y otra vez curvas
En la maraña del azul, amarillo
Y rojo forro de arrugados hilvanes
Suspendidos en el despojado árbol sin ramas
Del todavía hierro y acero
Interpretándolo como los polos de los árboles titepati y simali

Tanteando por el perdido final
Convocando la primordial mantra
Y esparciendo el crudo arroz mágico
En la convicción de hallar una u otra salida,
Como si se fuera a rememorar algo
De pronto en medio del cruce
Transformándose en un camino,
Enredado en el hilo del camino mismo,
¿Por qué se pierde él a sí mismo otra vez
En la curva del llano camino del tiempo?


Traducción: Germain Droogenbroodt- Fco. Javier Barbero- Tomado de: http://www.point-editions.com 

Cartas en la memoria de isla negra

Cartas en la memoria de isla negra

Carta de Ho Chi Min a Lyndon B. Johnson
15 de febrero de 1967

A su excelencia Lyndon B. Johnson, Presidente de los Estados Unidos de América

Excelencia: Recibí su mensaje el día 10 de febrero de 1967. Ésta es mi respuesta.

Vietnam se encuentra a miles de kilómetros de Estados Unidos. Los vietnamitas nunca han hecho ningún daño a EE.UU, pero EE.UU. ha intervenido de forma continuada en Vietnam, en abierta contradicción con las promesas realizadas por su representante en la Conferencia de Ginebra de 1954, y ha intensificado la agresión militar contra Vietnam del Norte para prolongar la división de nuestro país y convertir a Vietnam del Sur en una colonia y en una base militar. Desde hace dos años, el gobierno de Estados Unidos mantiene una guerra contra la República Democrática de Vietnam, un país independiente y soberano, con el apoyo de sus fuerzas aéreas y navales.

El ejército de Estados Unidos ha cometido crímenes de guerra, crímenes contra la paz y contra la humanidad. En Vietnam del Sur, medio millón de soldados de EE.UU. y de sus aliados utilizan el armamento más inhumano y las estrategias militares más bárbaras posibles. Usan napalm, armas químicas tóxicas y gas para masacrar a nuestros compatriotas, destruir las cosechas y arrasar pueblos enteros. Miles de aviones de EE.UU. han arrojado cientos de miles de toneladas de bombas sobre Vietnam del Norte, destruyendo ciudades, pueblos, industrias y colegios.

En su mensaje parece lamentar el sufrimiento y la destrucción que sufre Vietnam. Permítame entonces que le pregunte quién ha cometido esos monstruosos delitos. Ha sido Estados Unidos, y sus aliados. El gobierno de Estados Unidos es el único responsable de la gravísima situación que se vive en Vietnam.

La agresión militar de EE.UU. contra el pueblo de Vietnam constituye un desafío a los países socialistas, una amenaza para el movimiento de independencia nacional y un grave peligro para la paz en Asia y en el resto del mundo.

Los vietnamitas aman profundamente la independencia, la libertad y la paz. Pero se han levantado como un solo hombre ante la agresión de Estados Unidos, sin temor a los sacrificios ni a las penalidades. Están decididos a seguir resistiendo hasta conseguir la verdadera independencia, la libertad y la paz. Nuestra justa causa despierta el apoyo y un fuerte sentimiento de solidaridad entre los ciudadanos de todo el mundo, incluidos muchos sectores de la sociedad estadounidense.

El gobierno de Estados Unidos ha desatado una guerra contra Vietnam y la agresión debe cesar. Es la única forma de restaurar la paz. El gobierno de Estados Unidos debe detener sus bombardeos y todos los demás actos de guerra contra la República Democrática de Vietnam, definitiva e incondicionalmente. Debe retirar de Vietnam del Sur a todas sus tropas, propias y aliadas; reconocer al Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur, y permitir que sean los ciudadanos vietnamitas quienes solucionen sus propios asuntos.

Ésta es la base de los cinco puntos que mantiene el gobierno de la República Democrática de Vietnam, y que incluyen los principios esenciales de los Acuerdos de Ginebra de 1954 sobre Vietnam. Es la base de una solución política adecuada al problema de Vietnam.

En su mensaje sugería el establecimiento de conversaciones directas entre la República Democrática de Vietnam y Estados Unidos. Si el gobierno de EE.UU. desea realmente dialogar, debe detener en primer lugar y de forma incondicional sus bombardeos y todos los demás actos de guerra contra la República Democrática de Vietnam. Sólo después de un cese incondicional de los bombardeos y de todos los demás actos de guerra contra la República Democrática de Vietnam, podrán los dos países iniciar conversaciones y dialogar sobre las cuestiones que nos afectan.

Los vietnamitas no se rendirán nunca ante la agresión, y no aceptarán conversaciones bajo la amenaza de las bombas.

Nuestra causa es absolutamente justa. Sólo cabe esperar que el gobierno de Estados Unidos actúe de forma racional.

 

 Traducción para La insignia: Jesús Gómez - tomado de La insignia. http://www.lainsignia.org/

 

 

Yosano Akiko

China

Viniste al fin

 
Viniste al fin, y por eso
dejé ir a las libélulas
que conservaba cautivas
entre mis cinco dedos
este atardecer de otoño. 
 

Chang Hua

China (78-139 d.J.)

Vigilia

 
La luna brillante fulge con claros rayos,
su luz ascendente ilumina una galería oscura 
Una persona recluida aún mantiene su vigilia 
                                    [nocturna, 
se vuelve y abre las cortinas del lecho vacío. 
Espera el amanecer con el cinturón atado,
se vuelven más escasas las dispersas estrellas 
                                    [matinales. 
Cuando el sueño abraza nuestras almas afines 
contemplo el rostro de mi amada:
sonrisa deliciosa, bonitos hoyuelos,
gracias gemelas en sus ojos y sus cejas. 
Cuando despierto mis largos suspiros son más 
profundos,
mi corazón abatido está triste y solitario.
 

Guía

para

buscar y encontrar

Literatura china

La brillante literatura antigua de China se remonta a épocas muy remotas y es una reliquia cultural preciosa. El Libro de los Cantos (Shi Jing), primera antología de la poesía china, recopilada en el siglo VI a.n.e., recoge 305 poemas de la dinastía Zhou al Período de Primavera y Otoño. En el Período de los Reinos Combatientes, Qu Yuan escribió Chuci. Las dos obras son consideradas como las dos primeras cumbres de la historia literaria china. En los tiempos posteriores aparecieron las prosas sencillas de la dinastía Qin y los Hanfu (prosa rítmica) espléndidos de la dinastía Han, así como los Yuefu y canciones populares de las postrimerías de Han, todos los cuales representan la fisonomía literaria de tal época. De ellos, los Registros históricos de Sima Qian y Los pavos reales vuelan hacia el sureste, son obras famosas que han gozado de popularidad a través de los siglos. En las dinastías Wei y Jin, los poemas del político y literato Cao Cao y sus hijos Cao Pi y Cao Zhi forman una bandera de la literatura progresista para los sucesores. En la dinastía Tang, la creación poética llegó a la cumbre y aún se conservan más de 50.000 poemas de miles de autores, entre los cuales sobresalen Li Bai, Du Fu y Bai Juyi. En la dinastía Song, los poetas se dividieron en dos escuelas: Liu Yong y Li Qingzhao representaban la llamada "escuela lírica" y Su Shi y Xin Qiji la "escuela desenvuelta". En la dinastía Yuan, el drama satírico constituía el más brillante fruto literario de la época. La injusticia de Dou E de Guan Hanqing y El Pabellón Occidental de Wang Shifu eran obras maestras que se difundirían de generación en generación. En las dinastías Ming y Qing aparecieron varias novelas de renombre, como la Crónica de los tres reinos de Luo Guanzhong, A la orilla del agua de Shi Nai´an, la Peregrinación al Oeste de Wu Cheng´en y el Sueño de las mansiones rojas de Cao Xueqin. Son cuatro renombradas novelas clásicas chinas que gozan de fama hasta hoy y se conservan para siempre. Su abundante contenido, profundo pensamiento y excelente estilo llevaron la creación de la novela clásica a la cumbre.
El Movimiento Cultural por la Nueva Democracia, iniciado en la década 20 del siglo XX, llevaba desde su principio el pensamiento antiimperialista y antifeudal. Los autores progresistas representados por Lu Xun, iniciaron la literatura moderna de China. La verdadera historia de A Q de Lu Xun, La Diosa de Guo Moruo, Medianoche de Mao Dun, Familia, Primavera y Otoño de Ba Jin, El muchacho de ricksha de Lao She y La tempestad y La salida del sol de Cao Yu, son obras excelentes de ese período.
Con la fundación de la Nueva China en 1949, la literatura china entró a su período contemporáneo. En los primeros tiempos, las obras literarias reflejaban principalmente las duras luchas y enormes sacrificios del pueblo chino en el período de la liberación, así como sus contribuciones desinteresadas en la construcción socialista de China. Las obras representativas de esa época son: La roca roja de Luo Guangbin y Yang Yiyan, Canto a la juventud de Yang Mo, Grandes cambios en la aldea de montaña de Zhou Libo, Hacia una nueva vida de Liu Qing, etc. Durante la "revolución cultural", la literatura sufrió graves perjuicios y presentó un cuadro de empobrecimiento. A partir de la reforma y apertura de 1978, la literatura recobró su vigor. Con Cicatriz de Lu Xinhua como principio, las obras siguientes reflejan la vida del pueblo en la "revolución cultural": La orquídea roja yulan al pie del gran muro de Cong Weixi, Arboles para la forestación de Zhang Xianliang, Poblado de Furong de Gu Hua y Habrá huracán esta noche de Liang Xiao-sheng. Las obras llamadas "literatura de búsqueda de las raíces" son: Sorgo rojo de Mo Yan, Gallardo caballo negro de Zhang Chengzhi, Botellín de tabaco de Deng Youmei, ¡Fu Xi, oh Fu Xi! de Liu Heng, etc. Entre las obras escritas "de manera realista" figuran: Paisaje de Fang Fang, Tapu de Liu Zhenyun, Vida angustiada de Chi Li, etc. De las obras basadas en temas históricos creadas en los últimos años se pueden mencionar las excelentes novelas voluminosas El rey del cielo infantile de Ling Li, Zeng Guofan de Tang Haoming, El emperador Yongzheng de Er Yuehe, Butianlie de Huo Da, etc. Entre las obras en temas de la vida real están: Opción de Zhang Ping y Despedida a los últimos días del invierno= de Zou Yuezhao.
 

Tomado de China abc:

http://www.china.org.cn/xi-china/cult-literat.htm

 

Takahama KYOSHI

Japón 

Crece inclinándose
al cielo inmenso,
árbol de invierno.

Para comunicarte con Isla Negra: poesia@argentina.com

"Isla Negra"

no se vende ni se compra ni se alquila, es publicación gratuita que persigue el noble afán de promocionar lo mejor de nuestras literaturas y promover en  los lectores la compra de libros de autores que se difunden fraternalmente en estas páginas. Isla Negra es territorio de todos quienes aman las letras. Isla Negra también es arma cargada de futuro, herramienta de auroras repartidas. Breviario periódico de la cultura universal. Estante virtual de biblioteca en Casa de Poesía. 

Para recibir

Isola Nera

publicación de poesía y letras en idioma italiano, podés escribir a mulasgiovanna@hotmail.com

 

Para enviar libros, revistas, publicaciones, cartas

Algún paquetito de yerba mate

A isla negra e isola nera :

Via Caprera 6, 09045, Lanusei, Italia.