Alma Aparicio

poetisa chilena

Miembro de la Sociedad de Escritores de Chile, Investigadora literaria, Diplomada en gestión Cultural (U. Arcis)              

Gestora, fundadora y presidenta de la Agrupación de Escritores de Cerro Navia, Comuna de Santiago de Chile

Manifiesto

Del Poemario Soy de verde y lluvia

Compañeros Poetas:

Dicen que tenemos miedo, miedo a contar la realidad.

Dicen, que transformamos la pluma para no decir la verdad.

Dicen que el temor se esconde, que se baja la letra y la mirada,

signo que sin querer responde a la voz y la palabra traicionada.

Que llevamos ocultas las verdades bajo un manto sordo y ciego

que no ve, ni oye realidades.

Compañeros, a creer lo que dicen yo me niego.

Me levanto, uso el agua que no es mía,

uso la depiladota con ajena electricidad,

suena el teléfono, extranjera compañía,

la etiqueta de mi ropa, made in China, no es casualidad.

Miro desde mi ventana rota, veo un perro que no tiene amo,

oigo voces que hinchan las pelotas,

¡cachai, que quiero un pito hermano!

La chascona, pide un pan prestado

y su equipo estremece cinco barrios vecinales.

Por tres años, la vieja, se ha endeudado

con dinero plástico en casas comerciales.

Celebran, yankee hallowen, a toda moto,

el consumismo alcanza cifras siderales,

en las fondas se meten las cuecas al bolsillo,

“no están ni ahí, con las fiestas nacionales”.

Ancianos y niños mueren sin consuelo

en las puertas de postas y hospitales.

Vagos, nuestros indigentes, duermen en el suelo.

Son, estas, compañeros, algunas realidades.

La educación, es privilegio para el rico,

subsidio básico, es poco, insuficiente,

los Candia y los otros les importa un coco,

beneficios, sólo a familias “Puentes”.

Juguemos, hoy, a las verdades.

Triste colonia vamos siendo.

El que cumple en su trabajo… ¡no sirve!

¡Vale más el apitutado incompetente!

Nos van llevando a los corrales

cual manada de animales

y el concepto de patria y

 libre pensamiento está durmiendo.

¡ Verdades! ¡De qué verdad hablamos!

La cultura viene con envase rotulado,

los artistas de “la pobla” ¡no convienen… piensan!

¡asesinemos las neuronas!

¡Mejoras laborales!...¡ nos mienten!

mejor educación ¡sólo promesas!

salud digna, que los cesantes cuenten.

Los que fuimos clase media ¿dónde estamos?

rasguñamos piedras, no limosneamos ¡queda dignidad!

Se me hace que en Chile “ya cagamos”.

Esta es otra silenciada realidad.

Recuperar lo que alguien privatizó,

¡ese es otro cuento, pura fantasía!

Otro Chile, aquí se construyó

y las verdades no se saben todavía.

Inventariemos lo que tenía Chile,

quedará, si es que queda la mitad,

preguntemos por el dinero que se ha ido del país

¿quién nos dirá la verdad?

Por los desaparecidos ¿quién responderá?

por los niños, en dictadura, asesinados

¿pasarían al olvido, de ellos, quién se acordará?

¿Y, los que fuimos humillados y todos los demás?

estamos condenados a olvidar y perdonar

¡borrón y cuenta nueva y la historia continúa!

Tengo otras verdades que decir,

pero el tiempo se ha hecho corto;

a pocos quiero culpar y maldecir

a muchos ya los tengo en la garganta.

No es miedo de escribir con la verdad.

Todos sabemos lo que ocurre en el país.

¿Somos masoquistas? esta es otra realidad

y ¿el dedo limpia-culpas? dice, ¡yo no fui!

Si por estas verdades me juzgaran

no me dañarían, creo o…tal vez 

Por decir menos y pensar más

ya me condenaron una vez.