Frank Bracho

Cuadernos Nuevo Sur Sudaca

N° 20, abril-junio 2006

El cambio de conciencia como clave del destino del Foro Social Mundial y el mundo

Reflexiones luego de la reunión del FSM en Caracas

Participante-activista del Foro Social Mundial; autor de los libros Petróleo y Globalización: Reflexiones a las puertas del Nuevo Milenio para una Nueva Civilización y Claves del Futuro: Leyes del Orden Natural y Autodeterminación Humana, entre otros, el ambientalista Frank Bracho emite su opinión acerca del Foro Social Mundial reunido en Caracas en enero 2006, en un trabajo del cual reproducimos algunos fragmentos.                                                                                       

El escenario previsto para Caracas

Se sabía que la reunión del Foro en Caracas no iba a ser fácil, que era una apuesta con riesgos al lado de las oportunidades. Por un lado, la cosas interesantes de la “revolución bolivariana’’ del gobierno del que sería el país anfitrión: su campaña anti-neoliberal, anti-imperialista- y en particular “contrapesadora” del unilateralista gobierno norteamericano; su internacionalismo militante; sus misiones sociales en favor de los excluidos; todo lo anterior resonando con las conocidas banderas del Foro en materia de anti-neoliberalismo, anti-hegemonía del capital, anti-imperialismo, y énfasis en lo social –tal como la propia Carta de Principios y nombre mismo de “Foro Social” lo señalan.  

En un libro patrocinado por la editorial Question para el Foro Social de Caracas, titulado “El Foro Social Mundial: Camino a Un mundo Nuevo”, ocho autores nos dedicamos a explicar e ilustrar, entre otras cosas, y sin dejar de reconocer que el FSM es perfectible, como en el Foro se han dado siempre cita en forma prolífica el debate y la práctica, en contraposición a los que lo niegan. 

En su aporte al mencionado libro, quien esto escribe hace un recuento que vale la pena aquí recordar, a fin de ilustrar cuán injusto es alegar que el Foro hasta ahora ha tenido sólo un carácter declarativo: “..cabe destacar que en materia de acciones específicas han surgido del seno del Foro campañas o iniciativas concretas sobre asuntos tan significativos y diversos como los siguientes, el lanzamiento del sistema de Vigilancia Global de los Medios de comunicación (Global Media Watch); el “bloqueo”de la reunión de la Organización Mundial de Comercio en Cancún (México); una iniciativa similar contra el ALCA; la histórica y masiva movilización mundial del 15 de Febrero del 2003 en contra de la guerra de Irak; el lanzamiento de los Foros Sociales Europeo, Asiático, de Las Américas, y Africano, respectivamente, inéditos espacios para la concertación regional; el padrinazgo de una nueva ola de esfuerzos conjuntos por parte de sociedades civiles Palestino-Israelíes en pro de una solución pacífica y justa del conflicto entre estas dos naciones; la democratización y reforma de las Naciones Unidas; el tema del nuevo unilateralismo avasallante de los EE.UU. y la exigencia a dicho país de una mayor responsabilidad internacional; el combate de la pobreza a nivel mundial; la abolición o alivio sustancial de la deuda pública externa de países del Sur injusta o corruptamente contraída; el control y vigilancia de las empresas transnacionales; la búsqueda tanto de un rápido cese de la ocupación a Irak y el logro de la paz en esa sufrida nación, el enfrentamiento del petro-poder antiecológico y antidemocrático que amenaza la vida y el planeta; una “campaña anti-tabaco”, a fin de denunciar y frenar las prácticas abusivas y el doble discurso de la industria tabacalera; sobre “la crisis del agua”, a fin de contribuir a detener a las fuerzas depredadoras de las ya peligrosamente diezmadas fuentes acuíferas del mundo.” 

En el tríptico informativo previo al Foro se leía: ”El FSM es un espacio no confesional, no gubernamental y no partidario”-en correcta reivindicación verbatim de la Carta; pero también se decía  que la decisión de realizar el Foro en Venezuela había tenido como razón principal “el proceso político que vive el país en la actualidad y es una expresión clara de interés y de solidaridad con los cambios políticos que se están produciendo” –lo cual parecía sonar demasiado cerca de un determinado proselitismo político, contradictorio con la pauta de guardar distancia de las instancias político-partidiarias. En todo caso, lo dicho por el mandatario venezolano en su comparecencia ante la “Asamblea de los Movimientos Sociales” en el estadio del Poliedro de Caracas fue de un alcance tal que terminó impactando no sólo a los que acudieron a escucharlo personalmente sino también a los que se enteraron desde la distancia. Un estilo marcadamente personalista-autocrático en el discurso del mandatario; criticas suyas al Foro como la de que éste “iba en vías de convertirse en una feria o evento folklórico si no cambiaba” (esto ultimo literalmente coincidente con lo dicho por Ignacio Ramonet); grandes criticas a Bush por los efectos de su desarrollismo neoliberal sobre el calentamiento del planeta sin asumir en absoluto la actual responsabilidad del gobierno venezolano por su acendrada promoción del mismo paradigma petrolero que en el fondo es causal de lo anterior; y, finalmente, un determinante emplazamiento al Foro, al cierre del discurso, con la arenga “Socialismo o Muerte” –sugiriendo que esa era su disyuntiva clave; fueron, todos, elementos que causaron desazón entre muchos foristas. Incluyendo una gran parte del Consejo Internacional del FSM. 

El periódico Terra Viva, un diario informativo patrocinado por la agencia IPS que suele publicarse en la reuniones de los FSMs a fin de cubrir in situ su devenir jugó un importante papel en la referida situación. No puede desconocerse la interesante articuladora función informativa que dicha publicación ha cumplido en el pasado, ni el atractivo formato conque siempre se ha presentado. Sin embargo, a pesar de su autoproclamado calificativo de “ïndependiente” en relación a los asuntos debatidos en el Foro, no ha sido un secreto que la publicación ha tendido a promocionar la tesis “ingerencista-estructuradora” y el consiguiente corolario de que el Foro se alíe con ciertos “poderes políticos”.   Como quizás no debía haber sorprendido, por tanto, la gran portada del día 28 que le dio el periódico al discurso del mandatario venezolano. Se centraba en el titular “Socialismo o Muerte:...Presidente Chávez llama al Foro Mundial a elaborar un plan de acción de politica global”.  

Sin embargo, luego de enterarse más plenamente de la gran resaca provocada por el discurso, Terra Viva se vio forzada a  “enmendar plana” en su siguiente número del día 29.   El dominante color rojo de la portada del 28 resaltando el discurso del mandatario, dio paso a una aparentemente más “plural”, policrómica y  “cotidiana”  portada forista.   En el borde superior de dicha aparentemente “enmendadora” portada, llamaba la atención –aun con el espacio marginal que se le había dado- el subtitular: “Discurso de Chávez genera debates”Sub-título aun más sincerado  en el cuerpo del periódico, al ampliarse a la formulación: “Discurso de Chávez genera acalorados debates”, asi como con las dos páginas completas reseñando el torrente de reacciones. 

Para alivio de unos cuantos, Chávez terminaría apologético en mucho de lo que dijo en su nueva intervención: ‘’No hay individualidades imprescindibles”; “Debe quedar claro que el Gobierno no ha tenido ingerencia en este Foro Social, se ha respetado su autonomía”; “A veces uno se emociona desbordado por la pasión, como cuando dije en el Poliedro: socialismo o muerte”..Las críticas a las cuales les salía al paso cada comentario anterior eran evidentes.  

Pero, una vez más, en un no infrecuente estilo de “enmendar a medio corazón” y de “marcha y contra-marcha”, el mandatario volvió a insistir sobre sus temas proselitistas: “Hace falta tomar el poder..el Foro Social tiene que discutir el tema del poder”.  “Ninguna revolución es nunca totalmente pacífica” (también en disonancia con la Carta del Foro que dice que éste “se opone al uso de la violencia como medio de control social; por parte del Estado” y que el FSM “busca fortalecer la capacidad de resistencia social no violenta”);  “Vamos a darle un aplauso a Cuba, Viva Cuba, Viva Fidel” (en insistencia otra vez de que se le rindiera culto a una determinada opción política y además creando una situación embarazosa para los que prefirieran no aplaudir); “Tenemos que salir del opio del capitalismo, que nos impide comprender el peligro del calentamiento del planeta sobre la vida” (otra vez, la referencia al calentamiento del planeta y el señalamiento de culpa ajena sin ver la responsabilidad propia -Venezuela es hoy incluso ya el principal emisor de CO2 de América Latina).  

Por cierto, en relación a este ultimo tema, “advertencias’’ no le faltaron a Chávez aun en el propio ámbito de su interacción con la asamblea de los movimientos sociales, a fin de que el mandatario pudiera ser más objetivo. El acto cultural conque se había iniciado su encuentro con la asamblea en el Poliedro había consistido en una danza donde los ejecutantes desfilaron frente al “presidum presidencial” portando en gran tamaño los nombres de las empresas transnacionales “más emblemáticamente villanas” de la actualidad. Entre las mismas figuraba Chevron Texaco, recientemente ganadora de un premio internacional como la empresa más irresponsablemente contaminante, otorgado por una coalición de grupos de la sociedad civil suiza en la ocasión del Foro Económico de Davos.  En Venezuela Chevron  ha sido una de las más favorecidas empresas y al lado de la cual más se ha fotografiado el Presidente venezolano en los múltiples actos  públicos sobre planes y proyectos de la gran expansión en la producción de hidrocarburos que actualmente se pretende en Venezuela.  Y, finalmente, entre tanto dicotómico “menú”, cabe recordar una frase de la segunda intervención del Mandatario que daba para todo –incluso para evaluar a la acción del propio gobierno venezolano: “Tenemos que cambiar al mundo y para salvarlo hay que cambiarlo de verdad” !  

Sobre el debate y los logros en Caracas

Sin embargo, la energía de los consecuentes foristas que acudieron a Caracas y del Foro mismo como evento sinérgico y de conciencia autonomista fue tal que el Evento trascendió escollos, para lograr cometidos básicos. 

Aunque no fue al final quizás el Foro más lucido en materia ideológica de todos los Foros tenidos hasta ahora, hubo interesantes debates en Caracas. En particular sobre los peligros de la alienación o tentaciones del poder, un tema que pareció signar el Foro de Caracas. Tema que tuvo un aun mayor tratamiento en el llamado “Foro Social Alternativo” –realizado en paralelo al Foro Social “oficial” por grupos que no confiaban en que la realización del FSM en Caracas fuese suficientemente autónoma o genuina. 

El debate sobre el  tema del poder popular incluso abordó las fallas del estatismo y aun de la vieja izquierda; en una experiencia que en particular debe haber sido novedosa para muchos cuadros chavistas convencionales asistentes a las discusiones, no tan acostumbrados a tal tipo de discusión en el seno de la  revolución bolivariana. El tema suscitó incluso importantes reflexiones sobre la relevancia de algunas consignas hoy en boga en muchos movimientos sociales; tales como “Cambiar al mundo sin tomar el poder”  y “El poder como servidor no como amo”.  

Como hemos dicho antes, en relación a este asunto, lucía como natural que desde el Foro hubiese habido más discusión sobre los peligros de “desviaciones” o “incongruencias” en el modelo de desarrollo actualmente seguido en Venezuela, y en particular en cuanto a su modelo de dependencia de la gran explotación de hidrocarburos que incluye la exportación del mismo al resto de América Latina y el medio internacional a través de diversos grandes proyectos. Pero, salvo algunas instancias específicas que terminaron siendo más bien periféricas, no se observó un clima suficientemente auspicioso para dicha discusión en las instancias más conspicuas del Foro. Hasta qué grado esto pudo haber sido una consecuencia tácita o implícita de la influencia del dinero petrolero anfitrión patrocinante –como señalaran algunos críticos- o de “alianzas tras bastidores” con el gobierno anfitrión, es algo que queda por evaluarse plenamente. Pero, a modo de ejemplo, llamó la atención que en la relatoría en materia ecológica a la plenaria de cierre de la asamblea de los movimientos sociales, hecho por el miembro de la CUT, Temistocles Marcelo Neto, éste se limitó a reseñar que, en cuanto a los proyectos para la explotación de hidrocarburos en el contexto de la cooperación regional y el Plan IIRSA, que incluyen algunos tan controversiales como el del mega-gasducto transmazónico de Chávez, la conclusión había sido pedir “estudios de impacto ambiental que garantizaran los menores daños posibles al ambiente” -cuando la correcta postura ecológica sobre varios de estos planes no puede ser otra que cuestionar su realización misma. 

Por otro lado, en el Foro de Caracas se notó un descenso de la importancia dada a los temas espirituales y de cosmovisión, tendientes a fortalecer los valores de ética y moral universal que animan al Foro. Esto fue evidente en relación a la reunión del FSM en Porto Alegre de febrero del 2005, donde todo un eje temático fue dedicado a dicho asunto. El mencionado descuido, en favor de enfatizar más el tema de la diversidad y la moral relativista. El asunto es que el énfasis en la diversidad no puede ser a expensas de dejar de reconocer la identidad unitaria, “la Unidad en la diversidad”. Dentro de tal identidad cabe destacar la común identidad de seres humanos de los participantes, su superior naturaleza espiritual y su sujeción a valores éticos de carácter absoluto o universal, de respeto y reverencia por la Vida, que enmarcan la expresión de la diversidad.  

De hecho, la misma Carta del FSM ya delinea en gran parte una ética común o universal; sobre todo en sus más altas metas, como cuando habla de “’la construcción de una sociedad planetaria orientada hacia una relación fecunda entre los seres humanos y de estos con la Tierra”  así como de “un mundo más solidario”.  Aunque no ha sido siempre plenamente respetada en todas las reuniones, la Carta de Principios ha terminado convirtiéndose de facto en la referencia o alma ideológica básica del Foro. Lo que atribuimos a que su redacción simplemente se sintonizó con principios y metas universalmente resonantes a todos los participantes –la función de toda coherente cosmovisión.    

A nuestro modo de ver, el tema de lo espiritual y la cosmovisión es absolutamente clave para que el Foro pueda mantener a raya las fuerzas desvirtuadoras que –desde afuera y adentro- siempre lo han acechado, así como  para cumplir con la alta misión que se ha trazado: ser “abre-camino” y testimonio del Nuevo Mundo. Sabemos que a mucha gente de la tradicional izquierda que hacen vida en el Foro les cuesta entender la importancia de este tema. Por ello no nos sorprendió ver en el Programa un taller titulado “Por qué la izquierda necesita de la espiritualidad?”   

Se trata de un tema crucial, porque sin espiritualidad no puede haber el pleno Cambio de Conciencia que preconiza y en que se basa la fuerza del Foro. Pues recordemos que tal como ha dicho el Cacique Oren Lyon, de la  cultura iroquesa, cuya forma de vida autorganizada tuvo la singular virtud de inspirar por igual a los principios seminales más altos de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y del Manifiesto Comunista: “La espiritualidad es la forma más elevada de conciencia política”. Un tema que, por tanto, debe honrarse y profundizarse mucho más en los futuros encuentros  del FSM; y sobre cuya plena significación volveremos al final de este trabajo. 

Hubo asimismo en la reunión del FSM de Caracas, a pesar de todo, también la usual y diversa concertación sobre múltiples iniciativas prácticas y acciones. En lo cual destacaron, a nuestro modo de ver, algunas nuevas “inusitadas’’alianzas o iniciativas particularmente reveladoras de la fuerza del cambio de conciencia que se sigue generando desde el Foro. Tipo de alianzas capaz de causar “remezón” entre los factores de poder. Factores que, como hemos dicho antes, no sólo abarcan a los tradicionalmente  denunciados por el Foro abusivos poderes económicos de la globalización neoliberal e imperalismo mundial, sino también a  los gobiernos o Estados -de derecha o izquierda; cumpliendo así con el amplio objetivo del Foro de estar en contra de todo poder opresivo o alienante, venga de donde venga, que esté obstaculizando o postergando la marcha hacia el requerido nuevo mundo –según reza la Carta. Se trató de inusitadas alianzas o iniciativas que aunque no hayan sido “noticia pública” fueron gran noticia para sus participantes, fortalecieron enormemente su conciencia personal y grupal, y señalaron nuevos caminos de la acción necesaria.

Algunos logros particularmente significativos

Entre tal tipo de acontecimientos, y para referirnos a temas atinentes a Venezuela, cabe mencionar la marcha en favor de un contingente de indígenas de la Sierra de Perijá asistentes al Foro. Tal marcha tuvo el singular mérito de congregar a venezolanos chavistas y no chavistas, junto con un buen número de extranjeros, al lado de los mencionados indígenas; en la noble causa de defender a Perijá, como pródigo lugar natural y hábitat de ancestrales culturas tradicionales, de una amenazante mega-explotación de carbón promovida por el propio gobierno venezolano en asociación con empresas transnacionales.  

En la misma onda, otro interesante logro fue el del Manifiesto por una Venezuela más Sustentable  de un grupo de participantes internacionales. Este pronunciamiento se dedicó, teniendo en cuenta los objetivos de desarrollo sustentable propugnados por el Foro Social, a llamar la atención del gobierno nacional y del país sobre las incongruencias de la gran contaminante y ambientalmente destructiva petro-dependencia nacional así como los grandes proyectos en el país para ampliar la explotación de hidroarcarburos, del carbón y la minería, incluso en áreas ambientalmente delicadas, así como una  gran infraestructura para el suministro internacional. Asimismo a exhortar, teniendo en cuenta lo anterior, al re-examen de dichos planes; a llamar la atención sobre alternativas más sanas, en pro de garantizar un mejor futuro para el país y su población; y, finalmente, a ofrecer el pleno apoyo solidario de los firmantes en dicha tarea.  

¿Puede generarse un prosperidad sustentable o ética a partir de una “riqueza” insustentable, que está comprometiendo la vida y el planeta, y por tanto inética, como es el caso de la explotación de los hidrocarburos ?..para no hablar de su inherente inveterado carácter político insano por ser una industria inherentemente concentradora de poder (a diferencia del descentralizador paradigma de las energías renovables). La respuesta a esta pregunta está contenida en ella misma y debería ser evidente: NO. El reseñado Manifiesto internacional también suscita otro tema asociado al anterior de particular vigencia para el caso venezolano: ¿Puede tal tipo de “riqueza” considerarse base de una auténtica revolución o de un verdadero cambio? La respuesta también debería ser evidente. El empeñarse en seguir perpetuando la petrodependencia y petroadicción, como pretenden los actuales grandes planes de expansión de la producción de hidrocarburos a 100-200 años del gobierno venezolano, en verdad tiene poco de revolucionario y es más bien un desoladoramente conservador “más de lo mismo”. 

Alianzas heteredoxas como todas las anteriores han, bajo la sombrilla del Foro Social, surgido o sido impulsadas en muchas partes del mundo; en significativas advertencias a la opinión pública y a los factores de poder. Las mismas reivindican plenamente la consigna de que ”Otro mundo es posible”. Al mostrar que los seres humanos pueden elevarse por encima de luchas o intereses más subalternos para reecontrarse en la más importante y crucial lucha común por una Nueva Civilización, más justa, sabia y sustentable, un nuevo mundo, a fin de salvar la Vida y el Planeta.  

La Paz es esencial para terminar de identificar y transitar el camino correcto. Pues como dijo Gandhi “Sólo en la no violencia puede la Verdad expresarse plenamente”. Tal como sólo una agua tranquila y transparente puede permitir ver el lecho de un lago. Valor de no violencia que como sabemos, y ha sido señalado en todas las grandes tradiciones espirituales, se refiere no sólo a la acción sino también a la palabra y el pensamiento; así como a la relación no solo entre los humanos sino con todos los seres vivientes y la Creación toda.  

Tal como ayer, los seres humanos tendrán que re-aprender lo anterior, aunque sea de las ruinas del actual inustentable orden o de sus sobrevivientes. Esperemos que ello sea con el menor trauma y sufrimiento posible. Esperemos que ello sea con la mayor armonía y luz posibles. Depende de lo que hagamos Hoy. 

En definitiva, como bien ha dicho Ralph Metzner: “Los que estamos comprometidos con la preservación de la vida en toda su asombrosa diversidad y belleza tenemos solamente los recursos que siempre hemos tenido: la capacidad de movilizarnos, individual y grupalmente, hacia una expandida y despertada conciencia; la pureza y fortaleza  de nuestra intención;  y el coraje y la creatividad para realizar la visión de que “Otro mundo es posible’’. En ello se juega su destino el comprometido Foro Social. En ello se juega su destino el asediado mundo actual.