Ninoska Lazo de Aldazoro

Miliciana cultural

ninoskalazoga@gmail.com

Congreso de nada

29 de octubre de 2006

¡¡¡¡Francisco Sesto!!!!,  no hay dudas, cada vez más su acción y comportamiento demuestra que es ministro de "la cultura", claro, de la cultura dominante.

Ante todo, le reclamo la censura que comete al no publicar mi réplica en Todos Adentro y le recuerdo, que el debate sobre "Los paradigmas políticos del desarrollo", está pendiente en Todos Adentro, en VTV.

El cierre del Congreso Nacional de "la Cultura"???? no ha podido ser mas bochornoso, y no solo el final, también las escuálidas reuniones que se hicieron en los estados, entre pocas personas, muchas de ellas funcionarios de los diferentes organismos tutelados, inventados, subsidiados y malorientados del ministerio-conac.

Da pena ver al llamado ministro de "la cultura" de la Revolución Bolivariana, en las reuniones de la Sala 1 y de la Plenaria del Parque Central, alabándose delante de una masa sumisa, propia de los gobiernos puntofilistas anteriores, conformada por funcionarios y algunos trabajadores culturales, horrorizados por la actitud comprometida o ¿"irreverencia"? de quienes trataban de decirle lo que es real, y que Usted lo impidiera, como siempre en actitud de estado censor alcantaroide, y uso de la fuerza bruta acultural, según el más puro manual cuartorrepublicano y, peor aún, cómo esa masa gritaba ¡fuera, fuera!, al más puro estilo de los pedevagos, sindicaleros y otras alimañas del criminal golpe y paro petrolero, a quienes usted ordenaba excluir de la sala Plenaria.

Por fortuna contamos con personas de estirpe revolucionaria y comprometida con la transformación estructural política, idepológica y cultural del país, como Roland Denis, que le dijo en persona y por escrito lo que algunos, de los que allí estuvimos, pensamos y se lo hemos dicho de varias formas y en diversas oportunidades y que usted Farruco, al igual que ese día, ignora y trata de descalificar llamándonos minorías tirapiedras, disfraces, infiltrados...., y ahora manipulados por la CIA, ¿a quién pretende engañar?, con esa actitud, propia de quien carece de argumentación para refutar lo que se le dice seriamente y con profundidad de criterio revolucionario, o que teniéndola es tan poco razonable, tan débil y tan escuálida su argumentación, que se vuelve lloriqueo de quien está cuidando un cargo y haciendo ver, no sé a quién, que es atacado por seres irracionales, "gritones", que no gustan del diálogo, que son poco confiables y que "dañan la imagen del Presidente con esa actitud ", frase a la que por cierto, recurren funcionarios altos y medios, para ocultar la auténtica práctica burocrática, antirrevolucionaria-colonizadora, propia de la democracia representativa que ejecutan con descaro, -como en el Cuartel San Catrlos-, y que por tanto no expresa, ni le sirve a los fines y trabajo revolucionario creativo, que hace a diario el Poder Popular con quien ese ministerio-conac, no tiene sintonía alguna, según sus competencias incompetentes para la revolución, su política y presupuesto, formulados unilateralmente para espectadores de festivales, espectáculos y shows, como este efectista congreso de nada, que a las claras se ve que fue realizado para fundamentar, en lo posible, un presupuesto que hay que repetir el venidero año o hacerlo mayor, también por la grosera actitud propia del  ministro de "la cultura" dominante cuartorrepublicana,  de llamar "grupúsculos de izquierda manipulados por la CIA", a quienes con razón suficiente, critican esta gestión y las anteriores por no ser congruentes con el hacer comprometido del Poder Popular con la REVOLUCIÓN, afirmación hecha en su larga y tediosa exposición, para contestar al camarada Roland Denis quien ya no estaba en la sala.

Vayan nuestras palabras de condolencia al movimiento libertario y creador, por la farsa Congreso Nacional de la Cultura, un millárdico y deprimente espectáculo más.

Estamos conscientes de que la revolución ES cultural o no será nunca revolución y menos aún bolivariana, robinsoniana y zamorana.

La revolución es construcción de nuevos hombres y mujeres, nuevas prácticas, nuevas leyes, nuevas instituciones, nueva sociedad.

Una Revolución sólo puede ser hija de la cultura y las ideas (Fidel Castro)